El submarino encontrado un año después de su desaparición venía de una historia de desperfectos: estos fueron los 11 inconvenientes antes del fatal desenlace. 


El último viaje, el que lo llevó a la desaparición el 13 de noviembre de 2017 para ser encontrado un año y dos días después, no fue el primero en el que el submarino ARA San Juan reportó desperfectos. Antes del último, tuvo al menos otros once. Este es un dato oficial, que surge de un informe confidencial de la Armada que la semana pasada fue revelado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en su presentación al Congreso.

En su penúltimo viaje, durante julio de 2017, el ARA San Juan tuvo por lo menos menos 10 problemas técnicos de distinta envergadura que quedaron registrados en el informe de actividades de navegación. A ellos se sumaron una serie de desperfectos adicionales que fueron considerados como “menores” por la Armada pero que también figuran como un punto más entre los problemas del submarino. Estos fueron los desperfectos:

ARA San Juan. (AP)

  • En su penúltima expedición, la nave salió con un solo periscopio de servicio.
  • Además, el periscopio resultó tener un defecto en la óptica que le impedía hacer foco correctamente. Como necesitaban tomar imágenes para la misión, los tripulantes lo hicieron con un teléfono celular.
  • En las pruebas previas a la salida falló un acoplador de HF (para comunicaciones).Para no demorar la misión por el recambio, el submarino salió con una sola unidad, y un repuesto consignado por el ARA Santa Cruz.
  • Al quinto día de navegación de ese anteúltimo viaje falló el acoplador y se tuvo que cambiar por la unidad prestada.
  • Una antena que había tenido dificultades antes de la salida, pero había sido reparada, volvió a fallar al tercer día del viaje. Esa antena también tuvo que ser reemplazada por un repuesto.
  • Al momento de zarpar el submarino hizo un movimiento “alternado hacia propia y hacia popa” que derivó en el corte del largo de la popa “debido al estado de desgaste de la misma”.
  • A partir del segundo día de navegación se detectó un ruido permanente cuando la nave funcionaba entre las 65 y las 85 revoluciones por minuto (RPM). Eso llevó a que la lectura en el detector de cavitación superara el máximo de la máquina
  • Se encontraron fallas en el generador número 2 que la tripulación no pudo reparar.
  • En ese viaje falló el sistema de propulsión. Recién arrancó en el tercer intento. Esa falla se mantuvo en toda la navegación.
  • En el sexto día, según el mismo informe, citado por el diario La Nación, con el buque en maniobra de snorkel, se produjo el ingreso de agua de mar al ventilador de batería de proa. También una caída del nivel de aceite de aproximadamente 50 litros diarios en el sistema hidráulico.
  • Por último, se produjo el giro de un vástago que no debía ocurrir y al menos siete fallas adicionales que fueron consideradas menores.





Comentarios