Los patentamientos serán 800 mil. Se preveían 1.1 millón.


El Gobierno nacional terminó por admitir ayer la baja del patentamiento de autos durante este año que hace poco habían anticipado las terminales y trazó un panorama poco alentador para 2019. Los números al respecto los hizo públicos el ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, durante su disertación en la inauguración de décima edición de Automechanika en la sede porteña de La Rural.

Sica dijo que 2018 terminará con unos 800 mil patentamientos de autos, debido a la caída de los últimos meses producto de la retracción del consumo y del aumento de precios. Hace unos días las terminales previeron una cifra cecana: 770 mil. Se trata, admitió el ministro, de una baja sustancial respecto de los 1 millón 100 mil que se habían proyectado para todo el año cuando el dólar estaba a 18 pesos. Esa tendencia se confirmó durante el primer semestre y hasta octubre incluido los patentamientos habían llegado a 735 mil.

Pero aún más desalentador es su pronóstico para 2019. Sica estimó que rondarán los 750 mil, aun cuando confió en un repunte a partir del segundo semestre. “Dependerá de cuán rápido pase la crisis, se equilibre la macroeconomía y pueda volver a reactivarse el mercado”, dijo. Y apuntó a que, “como los márgenes para trabajar en la demanda son muy estrechos, hay que concentrarse en la oferta, en cómo sacarle las malezas al sector que afectan los costos y la competitividad”.

La expectativa mayor para la industria automotriz está puesta para 2019 no en el mercado interno, sino el externo, en especial, en el repunte de la demanda de Brasil, a partir de la resolución de la crisis política con la elección del presidente Jair Bolsonaro. Sica dijo que Brasil crecerá entre 2,5 y 3 por ciento en 2019, después de hacerlo este año entre 1,3 y 1,5 por ciento. De todos modos, el ministro instó a los empresarios automotrices a “abrir mercados extrazona, que debería ser la prioridad”.

Sica, pero aún con mayor énfasis empresarios que expusieron en el encuentro (especialmente el presidente de Fiat Chrysler, Cristiano Ratazzi), criticó la carga impositiva para el sector, en particular el caso de Ingresos Brutos en las provincias. El empresario cuestionó con particular dureza “la falta de compromiso” para cumplir con la reducción de ese impuesto prevista en el Pacto Fiscal de fines de 2017.

Al respecto, el ministro de la Producción de Córdoba, Roberto Avalle, recordó a su turno que el gobierno provincial exime de Ingresos Brutos a la inversión y actividad industrial y ratificó que cumplirá con el pacto, aun cuento este año el costo fiscal de ello será de unos 1.500 millones de pesos este año y de unos 5.500 millones el que viene.

El ministro cordobés fue uno de los muchos que criticaron las actuales tasas de interés “impagables”, como también sostuvo la necesidad de que las autopartistas puedan acceder a materias primas competitivas a nivel internacional y de “actualizar” los convenios colectivos.

Similares planteos hizo Raúl Amíl, presidente de la Afac, la entidad que agrupa a los autopartistas,en su discurso inaugural. Aunque allí sumó el reclamo del sector a Renault, a la que no mencionó por su nombre, respecto del pago de los reintegros por las exportaciones. “SI desde lo micro persisten comportamientos comerciales que destruyen permanentemente la confianza, el esquema no es sostenible”, dijo. La Afac aún estudia una presentación contra al automotriz francesa ante Defensa de la Competencia.






Comentarios