De norte a sur, distintas opciones que van desde los Siete Lagos hasta la selva misionera, para recorrer en auto.


La temporada de verano 2019 se acerca, y para aquellos turistas que quieran innovar y conocer lugares imperdibles del país, la crónica viajera de Pablo Bizón, publicada por diario Clarín, funciona como la guía perfecta. “Ni 15 días en una playa, ni una semana en la montaña ni vida de ciudad”, comienza su artículo. Es que su propuesta incluye la recorrida de caminos diversos que lleven a destinos que van desde Los Siete Lagos en Neuquén, los Valles Calchaquíes, las cumbres cordobesas, hasta la selva misionera. 

“Un viaje en auto por caminos que atraviesan paisajes espectaculares es sin dudas una gran experiencia. Admirar las postales pasando al lado de las ventanillas, conocer pueblos que hasta ese entonces eran solo puntos en un mapa o nombres intrigantes…”, son algunas de las razones que expone Bizón, por las cuáles debería emprenderse alguno de estos viajes. Los únicos consejos que da son “precaución y paciencia” para disfrutar del camino y sentir la magia de salirse de lo planificado.

En los recorridos en auto, la clave es dejarse llevar por los imprevistos (Getty Images)

Para los amantes del sur, una de las opciones es hacer un tramo de 553 kilómetros de la Ruta Azul (Camarones – Comodoro Rivadavia – Rada – Tilly – Caleta Olivia – Puerto Deseado). El periodista destaca “el rico patrimonio paisajístico, cultural y natural” de la zona, donde se pueden ver desde lobos marinos, ballenas y hasta delfines y orcas.

También recomienda la clásica ruta de los Siete Lagos, que incluye Junín de Los Andes, San Martín de los Andes, Villa La Angostura y Bariloche. Y para los fanáticos de las sierras, las Altas Cumbres, que van desde Córdoba Capital, Alta Gracia, Parque Nacional Quebrada del Condorito y Villa Dolores. “Al descender hacia el Valle de Traslasierra, se suceden los pueblitos con encanto mágico: Mina Clavero, Cura Brochero, Nono, Las Rosas, San Javier, Yacanto, La Paz, Loma Bola. Piérdase por sus calles sin tiempo para, quién le dice, quizás reencontrarse consigo mismo en rincones únicos”, relata Bizón.

Siete Lagos, un clásico imperdible (Clarín)

Entre otras propuestas también se encuentra la región del Litoral. El periodista propone un itinerario que incluye San José, Leandro N. Alem, Oberá, Aristóbulo del Valle y San Pedro (Misiones). Y destaca que “Misiones no es sólo Iguazú”. “En los Alrededores de Aristóbulo del Valle están, por ejemplo, el salto Alegre, el salto Piedras Blancas y sobre todo el Salto Encantado, un parque provincial que protege una caída de casi 65 metros del arroyo Cuñá Pirú”, recomienda.

Las posibilidades son infinitas. Y el hecho de viajar en auto tiene un sabor especial. “Desviarse del camino diagramado por un buen consejo dado a tiempo o una corazonada… un viaje de ruta suele tener miles de variantes e imprevistos, y por eso lo esencial es estar dispuesto a dejarse llevar. Parar cada vez que el viaje lo decida, y por el tiempo que el propio viaje demande”, reflexiona Bizón.






Comentarios