A pesar de la derrota inicial, el "Muñeco" sabe de gestas épicas y no se rinde en su objetivo por alcanzar la final de la Libertadores.


El entrenador de River, Marcelo Gallardo, se mostró confiado en tratar de revertir la semifinal de la Copa Libertadores de América, pese a la derrota por 1-0 como local que sufrió su equipo este martes frente al Gremio, el vigente campeón del certamen.

Foto: ALEJANDRO PAGNI / AFP.

Ante la obligación de tener que ganar en el desquite de la semana próxima en Porto Alegre, Gallardo consideró que “somos un equipo fuerte, que podemos ganar de visitante, e iremos con esa ilusión y esa mentalidad. Nos vamos a enfocar en ir a ganar a Brasil y traer la clasificación, que la gente crea en River“.

Gallardo analizó que “por la composición táctica del adversario, estaba claro que venían a cortarnos los circuitos. Gremio tuvo oficio para jugar el partido que jugó y a nosotros nos costó mucho. Era un partido para terminar 0-0, o con una diferencia mínima, como pasó con el gol de cabeza. El partido se definió en detalles”.

“No nos sorprendió el planteo que hizo Gremio, porque demostró el respeto que le tenían a River. Pero es un equipo duro, que suele jugar a otra cosa y hoy se termina llevando un premio demasiado grande. Nosotros no sabemos especular, jugamos contra un rival que cambió su manera de jugar frente a nosotros”, agregó el director técnico.

Por su parte, el defensor Javier Pinola aceptó estar con “mucha bronca porque no pudimos hacer el juego que queríamos y entramos en el juego de ellos. Así se dio el partido. En los mínimos detalles se define y fue el gol de cabeza. Faltan 90 minutos, ellos ganaron de visitantes, pero nosotros podemos hacerlo también”.

Gremio y River volverán a verse las caras el martes 30 de octubre en el Arena do Gremio, estadio en el que se definirá al primer finalista de la presente Libertadores.





Comentarios