Un barco griego que naufragó hace más de 2.400 años, ha sido hallado en las costas búlgaras, informó hoy el equipo anglo-búlgaro que estuvo a cargo de este proyecto. 


Arqueólogos de Reino Unido y Bulgaria descubrieron en el mar Negro una embarcación griega de 2.400 años de antigüedad que se encuentra a más de dos kilómetros de profundidad.

Los expertos del llamado Proyecto Arqueológico Marítimo del Mar Negro (MAP, en inglés) localizaron la nave durante una observación de un zona de 2.000 kilómetros cuadrados en el mar Negro.

Los científicos analizaron una enorme superficie con un sistema especial de cámaras que permitía tomar imágenes a gran profundidad. Detectaron más de 60 piezas, entre ellos también barcos de la época romana.

El hallazgo más espectacular, sin embargo, es un barco mercante griego, que se encuentra frente a la costa de Bulgaria. “El barco se conserva perfectamente. Se ve incluso el mástil“, dijo a la emisora británica BBC una científica que participa en el proyecto.

En este proyecto de investigación participaron expertos de la Universidad de Southampton. Según señalan, la falta de oxígeno en las profundidades del mar Negro es la razón por la que se encuentra en tan buen estado. Este tipo de barcos hasta la fecha sólo se conocían en los dibujos que se podían encontrar en las vasijas griegas, por ejemplo.

El profesor Jon Adams, de la Universidad de Southampton, destacó que un hallazgo así nunca se había considerado posible, según se señala en el comunicado emitido por su universidad. “Esto cambiará lo que conocemos sobre la construcción naval y la navegación en el mundo antiguo”.

Se han conservado hasta las espinas de los peces que comieron los griegos, señalan los arqueólogos. Además de los numerosos restos de barcos, los expertos también hallaron restos de un asentamiento de la Edad de Bronce.

El timón y los bancos de remo permanecen intactos, según los expertos, cuyos trabajos de exploración han permitido hallar más de 60 barcos en los últimos años, entre ellas embarcaciones romanas.

Se estima que la embarcación es del año 480 a.C. y todavía se desconoce cuál era su carga, según los arqueólogos, que admitieron necesitar más financiación para volver al lugar para proseguir la investigación.

“Como arqueólogos, estamos interesados en lo que pueda aportar sobre la tecnología, el comercio y los movimientos en el área” en aquel tiempo, según la experta.

“Esto va a cambiar nuestra manera de comprender la construcción y navegación marítimas en el mundo antiguo“, añadió.

De acuerdo con el MAP, lo más probable es que el mercante se hundiera a causa de una tormenta y que contase con una tripulación de entre 15 y 25 personas.

Los arqueólogos puntualizaron que no tienen intención de sacarlo del fondo del mar debido a que sería sumamente costoso hacerlo.

El consejero delegado del proyecto, Ed Parker, recordó que algunos de los barcos hallados por MAP “sólo han sido vistos -hasta ahora- en murales y mosaicos”

Es como de otro mundo“, dijo Helen Farr, parte del equipo de expedición, a la cadena británica BBC.






Comentarios