Es tan raro que nadie se pone a buscarlo en la Tierra, pero una estudiante australiana lo encontró "de casualidad". 


Es una de esas historias en las que la realidad supera a la ficción: Morgan Cox, una estudiante de la Escuela de Geología y Ciencias Planetarias de la Universidad de Curtin, Australia, descubrió un mineral muy extraño dentro de un cráter en el oeste australiano.

Se trata del extraño reidite -más escaso que el oro o los diamantes-, que sólo se forma en las rocas que experimentan una extremada presión creada por el impacto de rocas que llegan desde el espacio y chocan con la corteza de la Tierra. Es la primera vez que se encuentra en Australia.

¿Cómo lo encontró? El descubrimiento surgió cuando Cox sugirió reexaminar las muestras tomadas hace 17 años del cráter Woodleigh, cerca de la Bahía Shark. “Cuando volvimos a estudiar estas rocas, lo hicimos con mejores herramientas que hace veinte años y encontramos partículas microscópicas del mineral reidite”, señaló Aaron Cavosie, supervisor de la investigación de la universidad.

¿Qué es el reidite?

Según explicó la universidad en su sitio web el Reidite comienza siendo un mineral común, el zircón, y se transforma durante la presión generada por el impacto, convirtiéndolo en un fenómeno muy extraño que solo fue hallado en seis cráteres en la Tierra.

Reidite, uno de los minerales más escasos de la Tierra. (NASA)

El especialista a cargo explicó a los medios que, sin embargo, lo maravilloso del descubrimiento no es el reidite en sí, sino quién estuvo detrás. “Es una gran historia porque ella, Morgan, no es una universitaria graduada sino una estudiante que estaba llevando a cabo un proyecto especial”, afirmó. 

Nadie se pone a buscar reidite en la Tierra sino que “cada vez que se encuentra es casi por casualidad”. “Morgan termina el proyecto con nosotros este año y quiere hacer un doctorado en Ciencias Planetarias, no puedo pensar un mejor comienzo para su carrera, dijo el orgulloso profesor.






Comentarios