Los gigantes estadounidenses se enfrentaron casi 10 años en tribunales.


Dos gigantes de la fotografía estuvieron unidos por un escándalo: se trata de las famosas Kodak y Polaroid, ambas empresas estadounidenses que se pasaron casi una década en tribunales por una causa de plagio por las cámaras instantáneas. Según consignó Clarín en una nota, para muchos es la copia tecnológica “más descarada de la historia”.

Es que desde el comienzo, fue un invento codiciado: en el siglo XX, el hecho de acceder a una cámara que permitiera tener en muy pocos segundos una foto en papel, no sólo se convirtió en un hito para la historia de la fotografía, sino que también marcó toda una época. Si bien, actualmente se entiende la palabra “Polaroid”, como sinónimo de foto instantánea, no siempre fue así. Se trata de una larga pulseada legal, que terminó el 9 de septiembre de 1985, cuando Kodak fue condenada por plagio, por el Tribunal de Boston.

El inventor de esta tecnología se llamaba Edwin Herbet Land, quien en 1948, lanzó al mercado una cámara que podía revelar una foto en menos de 60 segundos. En ese entonces, el precio era caro, pero fue tan innovador que no tardó en convertirse un éxito. “Hacia 1963 se habían vendido más de 5 millones de unidades en todo el mundo”, describe ese medio.

Libre de competencia, Polaroid llegó a convertirse en referente mundial.

En ese momento, Kodak dominaba la producción fotográfica en Estados Unidos y no observó con buenos ojos el nuevo invento. Fue así que en 1976 decidió producir sus propias cámaras instantáneas e inmediatamente, Polaroid puso una demanda. Finalmente, tras un largo juicio, la corte federal de Boston, dictaminó que la famosa compañía “había plagiado siete de las 12 patentes en disputa, prohibió a la firma la fabricación y comercialización de material instantáneo y la condenó a indemnizar a su demandante y a compensar a los millones de compradores de los equipos”.

Así, ya libre de competencia, Polaroid creció hasta convertirse en un referente mundial. En cuanto a Kodak, que supo recuperarse rápidamente luego de la sentencia, continuó como líder del mercado durante largos años, aunque por su inhabilidad por adaptarse a los nuevos tiempos digitales, en 2012 declaró su quiebra.






Comentarios