Germán Ochoa, traumatólogo y cirujano colombiano, dio detalles de la lesión que afecta al "Diez" y no lo deja caminar con normalidad.


Después de que salga a la luz un video en el que se observan las dificultades que tiene para caminar con normalidad, este viernes habló el médico personal de Diego Maradona y mencionó la única forma de solucionar su afección. 

“Maradona sabe que la solución es operarlo y ponerle prótesis en las dos rodillas. A corto o mediano plazo hay que tomar la decisión del reemplazo articular, pero el problema es que Diego es un paciente joven. Pero sus rodillas no tienen otra solución”, explicó Germán Ochoa en diálogo con TN

Diego Maradona junto a Germán Ochoa, su traumatólogo personal.

Al respecto, agregó: “Lo que se puede hacer es un bloqueo de los nervios geniculares. Se bloquea el nervio que transmite las sensaciones al cerebro para eliminar el dolor. Pero no es una solución definitiva, solo elimina el dolor por un tiempo”.

En cuanto a la lesión puntual que atraviesa el “Diez”, el profesional precisó: “Tiene una severa artrosis en sus dos rodillas y ya no tiene cartílagos. Los huesos tocan entre sí, el fémur con la tibia y el peroné. Es un problema grave porque le provoca mucho dolor, inflamación y dificultad para desplazarse”.

Por su parte, el traumatólogo y cirujano colombiano reveló que Diego se sometió a un tratamiento para poder desenvolverse con mayor comodidad durante el Mundial de Rusia. 

“A Diego lo conozco bien porque lo operé en 2004 de la rodilla izquierda a 27 días de su despedida del fútbol en la Bombonera. Y en junio, antes del Mundial, le hicimos un tratamiento básicamente para que pueda atravesar sus actividades en el Mundial de Rusia de la mejor manera posible. Sé muy bien el problema que tiene”, sostuvo. 

Por último, el Dr. Ochoa se explayó sobre las dificultades que genera la artrosis en aquellos que la sufren. “La artrosis no tiene solución, hay una destrucción progresiva y total de los cartílagos, y por el contrario, si no se soluciona, se agrava porque avanza. No se detiene. Por eso hay que recurrir a las prótesis”, cerró.






Comentarios