"Fue un ataque mediático y judicial", dijo sobre el pedido de detención.


El secretario adjunto del gremio de Camioneros, Pablo Moyano, fue recibido anoche a su regreso la país con un acto especial, preparado por el Frente Sindical para manifestarle su apoyo tras el rechazo que dio un juez de Garantías de Avellaneda al pedido de detención en su contra que solicitó el fiscal Sebastián Scalera por aparente corrupción en el manejo del club Independiente.

Moyano, quien secunda a su padre Hugo Moyano en la presidencia del club Independiente, regresó procedente de Singapur, donde participó del congreso de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), que también lo eligió vicepresidente, y la llegada del avión al aeropuerto internacional de Ezeiza fue rodeada de medidas de seguridad.

En el acto que se realizó en el predio ubicado en la Horqueta y Ricardo Newton, partido de Esteban Echevarría, estuvieron los secretarios generales del gremio de los bancarios, Sergio Palazzo y del Sindicato de Canillitas, Omar Plaini, entre otros dirigentes.

El jefe del gremio Camioneros y presidente de Independiente, Hugo Moyano, insistió con señalar a su hijo como víctima de ataques por parte del gobierno y señaló que obedecen a los avances “sobre los derechos de los trabajadores”.

Pablo Moyano, por su parte, reiteró que contra él hay un ataque “político, mediático y judicial” y criticó al procurador general bonaerense, Julio Conte Grand, a quien acusó de impulsar el pedido de arresto que presentó el fiscal Scalera, en la causa en la que se investiga al dirigente gremial por presunta asociación ilícita que perjudica al club.






Comentarios