Los datos provienen de una encuesta de la Universidad Abierta Interamericana. 


Según un artículo publicado por el diario Clarín, “tres de cada diez pacientes mienten en terapia”. La estadística proviene de un estudio realizado por la Universidad Abierta Interamericana, donde el 42 por ciento de los consultados, respondió que el motivo principal era por “vergüenza”. Además, revela que “uno de cada diez, no sabe o no recuerda si alguna vez mintió en terapia”.

Los expertos explican que el motivo que se esconde detrás de esa “vergüenza”, está en que a los pacientes no les interesa que el profesional sepa todos los detalles de sus vidas. Según el estudio publicado, en el 30 por ciento de los casos el paciente no dijo toda la verdad y sólo un 12 por ciento mintió por “miedo”.

Consultada por ese medio, la psicóloga Adriana Guraieb, explica: “Todos mentimos en nuestras vidas. A través de deformaciones de la realidad, o de omisiones conscientes de información. Lo hacemos por vergüenza, por temor a la crítica o por miedo a encontrarnos nosotros mismos con algo que no aceptamos en nuestra vida interior”. Aunque sostiene: “Existe otro tipo de mentira al interior de la psicoterapia, que es tanto la auto-mentira, una mentira no consciente, que se da cuando el propio paciente se resiste a ver alguna cosa de su propia vida, porque le resulta muy doloroso o directamente insoportable”.

Por otro lado, la encuesta que fue respondida por 850 personas en abril de este año, reveló que “el 65 por ciento de los participantes consideran que el vínculo con el terapeuta es muy importante” y que “el 62 por ciento confían en la terapia para resolver sus problemas”.

“Quien va espontáneamente a terapia ya tiene una mirada reflexiva sobre sí mismo, y en algún momento se da cuenta de que el mecanismo de mentir no lo está ayudando. Hay una actitud introspectiva y autocrítica más predispuesta. En cambio, quien va impulsado por otros, tiene muchas más resistencias”, explica el psiquiatra y psicoanalista Pedro Horvat, también consultado por Clarín.






Comentarios