El oficialismo evaluó que la pelea con Elisa Carrió "no afectó la gobernabilidad".


El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, admitió este viernes que “no es un tema agradable” el pedido de juicio político al ministro de Justicia, Germán Garavano, anunciado por la diputada oficialista Elisa Carrió, pero remarcó que “todos los diputados tienen el derecho a opinar lo que crean conveniente, y eso para nosotros no un problema”.

En diálogo con la prensa en la Quinta de Olivos, Frigerio insistió en “reiterar que nosotros tenemos el principal garante de que estas luchas continúen, contra la corrupción, contra la impunidad y a favor de la mayor transparencia, y es el presidente de la Nación”, Mauricio Macri.

El ministro dijo que los dichos de Carrió “forman pare de las reglas de juego de la República y todos los legisladores tienen el derecho de pedir el juicio político a los funcionarios nacionales”.

Destacó además que “todos tenemos que saber que esto puede ocurrir y tenemos que dar las respuestas del caso”, y agregó que “nosotros no exigimos que nuestros legisladores piensen todos exactamente igual al Presidente o a su equipo”.

Asimismo, Frigerio dejó en claro que el Gobierno “respeta la labor que viene haciendo Carrió en la lucha contra la corrupción y la lucha contra la impunidad”.

por su parte, el jefe del bloque de Senadores del PRO, Humberto Schiavoni, dio por superadas las diferencias entre Macri y la líder de la Coalición Cívica.

“Los cruces con Carrió son cuestiones que se dirimen en Cambiemos. No afectan la gobernabilidad ni las inversiones”, afirmó. 

“No hay que maximizar los hechos” ya que “Carrió aclaró el alcance de sus dichos y es suficiente”, sostuvo Schiavoni en declaraciones a la radio Futurock.

Y agregó: “Hay que entender que Cambiemos tiene una lógica de construcción política distinta a los otros espacios. No es la primera ni la última vez que hay intercambios dentro de la coalición ni que amenazan con que se rompe”.




Comentarios