Si bien el ministro hizo un gesto para acercar posiciones, la diputada no cambiará su postura.


El Gobierno intentó con todas sus fuerzas frenar el enfrentamiento entre el ministro de Justicia Germán Garavano y la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió, tanto que el propio Mauricio Macri le pidió al funcionario que saliera explicar sus dichos y llamó por teléfono a la diputada para intentar contenerla.

Pero nada funcionó y la interna en Cambiemos sigue escalando. Ahora, según una nota de Clarín, desde el gobierno nacional están seguros de que se vendrá un pedido de Juicio Político. Eso no preocupa, ya que tienen supremacía en la Comisión de Juicio Político en Diputados, y además la preside Javier Pretto, diputado del PRO por Córdoba, que ya adelantó que “una opinión, a prima facie, es muy raro que constituya delito”.

Lo que quieren, en todo caso, es frenar la pelea política mediática y reducir la división entre los legisladores, quienes ya sufrieron un “parteaguas” con el debate sobre la despenalización del aborto. En ese sentido, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro del Interior Rogelio Frigerio tuvieron un encuentro con legisladores de la CC.

Según informaron a Clarín, la reunión se dio “en muy buenos términos”, pero no hubo acuerdo. “Fue una charla muy sensata”, describieron. “No podemos mostrarnos con fisuras en un momento en el que sectores de la oposición comienzan a mostrar señales de buscar unirse para la elección”, fue el diagnóstico que hicieron.

Cerca de Peña, dicen que Garavano cometió “un error” e intentan dar por naturales las críticas de Carrió. “Es cuestión de repasar lo que Germán dijo en la entrevista completa. Pero igual ya lo aclaró. No se puede hacer más. Cada uno sabe lo que tiene que hacer”, dijeron.

Algo que avivó el fuego fue el fallo que absolvió al ex presidente Carlos Menem en la causa por contrabando de armas y el enojó de Carrió fue aún mayor tras conocerse el voto de Carlos Mahiques. “Le habían adelantado [a Carrió] que él se iba a oponer, pero su voto fue el más favorable a Menem”, cita Clarín a un lilito, quien recordó fue el propio oficialismo en el Consejo de la Magistratura el que impulsó el traspaso sin concurso del magistrado desde la Cámara de Casación porteña a su actual cargo en la Cámara Federal Casación.

Por su parte, en el entorno de Garavano están molestos por un ataque que creen “injusto”, pero se consuelan por el apoyo que le dio Macri en la disputa. “En todo caso es ella [por Carrió] el que debe llamarlo porque Germán no tiene nada en su contra“, dijeron.




Comentarios