Recibió una serie de recomendaciones finales para que determinados temas formen parte de la agenda oficial del G20 de noviembre.


El grupo de afinidad Woman20 (W20) le entregó al presidente Mauricio Macri las recomendaciones surgidas de su cumbre en la ciudad de Buenos Aires para promover y garantizar la igualdad de género y “empoderar a las mujeres y niñas” en los aspectos laboral, financiero, digital y, a propuesta de Argentina, en el ámbito rural.

“Ya no hay vuelta atrás”, dijo Macri en el cierre de la cumbre que se realizó en el Centro Cultural Kirchner. “Cuando asumimos la Presidencia del G20 decidimos que la perspectiva de género sea transversal a toda la agenda. Las mujeres saben más que nadie que la desigualdad no es solo un tema de las mujeres, nos involucra a todos y nos afecta a todos”, agregó el mandatario.

Los principales ejes apuntan al acceso laboral, con el incremento y participación del las mujeres mediante la reducción de la brecha de género (compromiso Brisbane 2014), el desarrollo y el financiamiento de planes nacionales; la inversión de fondos públicos para garantizar servicios de atención profesional accesibles, inclusive en el sector informal; y políticas de licencia parental obligatoria paga con derechos para un segundo cuidador para un mejor equilibrio entre el trabajo y la familia.

También solicitan eliminar toda forma de discriminación en “leyes y regulaciones sobre acceso y control de tierras, bienes y recursos” para garantizar la igualdad de remuneración; el apoyo a normas de acceso equitativo a la justicia para “poner fin a la violencia y el acoso en el mundo del trabajo”, incluida la vía virtual, y analizar el futuro del trabajo desde una perspectiva de género.

En el aspecto financiero el documento pone eje en el acceso equitativo al crédito y los mercados y en la mejora de la educación de las mujeres en esos temas, junto con el estímulo a la transparencia y medidas de apoyo para contratos públicos a empresas que poseen o dirigen mujeres, y en ese sentido propone “aumentar su participación en un mínimo del 10 por ciento, teniendo en cuenta la situación de cada país del G20” y “formas alternativas de calificación” para “evaluar la solvencia crediticia de las MIPYME”.

Para la inclusión digital, el texto solicita desarrollar “políticas holísticas e intersectoriales que eliminen barreras” en el acceso y uso de esos servicios, banda ancha y conectividad, programas educativos inclusivos para fomentar la participación de niñas y mujeres en los estudios STEAM (Ciencia, tecnología, ingeniería, Artes y Matemáticas) y garantizar su aprendizaje ?de por vida” con “actualizaciones frecuentes” de sus habilidades, a fin de “aumentar las oportunidades” de empleo y espíritu empresarial.

Asimismo, el W20 pidió “asegurar la participación de las mujeres en el desarrollo y la modificación de algoritmos en inteligencia artificial para evitar sesgos de género”.




Comentarios