El jugador de los Tiburones Rojos de Veracruz ya la rompió en la Bombonera e hizo sufrir a River.


Si Boca accede a las semifinales de la Copa Libertadores, Agustín Rossi tendría competencia hasta fin de año para ver quién se adueña del arco. El apuntado por Daniel Angelici es el peruano Pedro Gallese, que llegaría a préstamo hasta fin de año.

El arquero de los Tiburones Rojos de Veracruz en la Liga Mexicana tiene 28 años y el fin de semana no tuvo su mejor partido, ya que su equipo cayó 4-0 ante el León.

Gallese llegó a México en 2016 luego de sus buenas actuaciones en la selección de Perú y en el Juan Aurich, donde tuvo un muy buen rendimiento en el encuentro ante River en la Libertadores de 2015, según cuenta Olé. Aquella noche en el Monumental, casi deja afuera al Millo de la Copa.

Un año después, cuando Barovero se fue de River, D’Onofrio puso los ojos en él. “Me gustaría el desafío de jugar en Argentina, sería un sueño”, había dicho el jugador.

Lo más destacado del peruano fue en su selección. En la Copa América de Estados Unidos la rompió en la victoria de su equipo ante Brasil y fue elegido como mejor jugador por la organización. Un año más tarde, le sacó todo a Argentina en la Bombonera para que Perú se quedara con un empate clave para soñar con Rusia.

Y en el Mundial no desentonó: le convirtieron dos goles en tres partidos y no tuvo responsabilidad en ninguno. Hasta se dio el lujo de taparle un tiro a Griezmann con las piernas.




Comentarios