El DT xeneize dijo que fue un partido "parejo y trabado" y que la diferencia estuvo en la volea del Pity y el bombazo de Scocco. 


El entrenador de Boca Juniors, Guillermo Barros Schelotto, habló en conferencia de prensa luego de la derrota 2-0 en el Superclásico frente a River y consideró que se trató de “un partido muy parejo”.

El DT estimó que la diferencia fue “que la volea del Pity fue adentro y la de Benedetto afuera“. Además, destacó el juego de su equipo en la primera mitad del complemento, donde salió decidido a darlo vuelta: “Boca estaba haciendo todo para llegar al empate y apareció el remate de Scocco”.

“Ojalá uno pudiera lograr que los 20 minutos que tuvimos se extendieran durante todo el partido, no hubiéramos perdido”, agregó sobre el buen juego del xeneize en esa parte del encuentro. Aunque también aclaró que van a “analizar los motivos” de la derrota para saber si hubo rendimientos bajos, y de ser así tratarán de mejorarlos.

“Teníamos muchas esperanzas de ganar el clásico y darle una alegría a la gente”, se lamentó el ‘Mellizo’, pero puso su foco en todo lo que se viene para el equipo de la rivera: “este resultado no puede desenfocarnos de cara a lo que tenemos por delante”.

Con respecto a la ausencia de Andrada por lesión y la consecuente titularidad del arquero Agustín Rossi, Guillermo contó que analizan “traer un arquero con experiencia para que esté al lado de Agustín”.

“En el juego ninguno de los dos pudo imponerse al rival. En cuanto al árbitro no hablo. Ya está. Uno está en la cancha, se enoja o no, pero lo del árbitro se terminó para mí: no hay que buscarle un culpable a esta situación“, sentenció el Mellizo haciendo referencia a la actuación de Mauro Vigliano.




Comentarios