El 50 Best Bars reconoció a Presidente, que abrió hace dos años en Recoleta: trepó directo al puesto 53 del mundo. 


Un nuevo bar argentino califica entre los mejores del mundo. Se llama Presidente y se trata de un sofisticado espacio de Recoleta. Entró al The World’s 50 Best Bars, el ranking internacional más prestigioso del rubro y equivalente al de los mejores restaurantes, pero dedicado exclusivamente a los lugares de buen beber.

Así, ya son dos las barras porteñas reconocidas en este prestigioso listado global. El año pasado, Florería Atlántico, del bartender Tato Giovanonni, trepó al puesto 23. El 3 de octubre se conocerán los nuevos 50 mejores bares del mundo, pero este miércoles ya se difundió la segunda parte de la lista, la que va del puesto 100 al 51. Allí, se destaca la incorporación de Presidente, que ingresó por primera vez al ranking y en un puesto muy alto: directamente se posicionó 53 sobre 100.

“Sabíamos que podíamos estar en la lista, pero fue una sorpresa el puesto 53”, dijo Sebastián García el jueves por la noche, mientras deslumbraba con sus malabares en la barra de Osaka, donde estuvo como bartender invitado.

García es director creativo de Presidente, pero prefiere definirse como su “cantinero” y así se llama en sus redes sociales (@soyelcantinero). Es uno de los nombres más destacados del rubro y alma mater de este bar que, a sólo un año y medio de su apertura, se posicionó como uno de los lugares de referencia en una Buenos Aires que vive un nuevo boom de la coctelería.

Ubicado en un bellísimo petit hotel en Quintana al 100, la experiencia de Presidente podría definirse como 360 grados: el lugar, el ambiente, la propuesta gastronómica y, por supuesto, sus tragos. Las enormes arañas son un símbolo del bar, al igual que su biblioteca oculta y el jardín de invierno. Lo visitan locales y extranjeros: es uno de los bares de Buenos Aires preferidos de Lionel Messi.

La impronta elegante en todo sentido de su “cantinero” es la otra gran clave de Presidente. Vestido siempre impecable, en un look old style que evoca la primera época de oro de la coctelería porteña, García. de 33 años, deslumbra en la barra y es un anfitrión amable y atento. Entiende el juego y posa para cada cliente que quiere inmortalizar en sus redes la creación del trago que va a beber. Comunica y explica sobre ingredientes y procesos. Y comparte, él también en sus redes, fotos y videos en acción.






Comentarios