Nunca nadie se imaginó que una clase de manejo podía terminar tan mal.


Una persona de entre 50 y 60 años, de la que no se conoce el género, estaba aprendiendo a manejar y terminó con el auto en una pileta.

El insólito episodio ocurrió en Maryland, Estados Unidos, y se viralizó a través de las redes sociales.

(Twitter)

El marco del hecho fue una clase de manejo. Pero nunca nadie se imaginó que podía terminar tan mal.

El auto en cuestión es un sedán Toyota que durante el accidente, pasó una colina, se estrelló contra una valla y cayó en una pileta de un centro comunitario.

Afortunadamente, el lugar estaba cerrado. Los tripulantes resultaron ilesos tras escapar del auto nadando.

El vocero de los bomberos del condado de Montgomery, Pete Piringer, solo pudo aportar que “uno le estaba enseñando a otro a conducir“. Aún se investiga el hecho.




Comentarios