Cuando parecía que Independiente se ponía en ventaja en Avellaneda, apareció el enorme arquero de River. 


Una vez más, Franco Armani fue la figura de River en la Copa Libertadores. El arquero de la Selección argentina fue clave en el duelo de ida de los cuartos de final entre el conjunto “millonario” e Independiente.

A los 12 minutos del segundo tiempo, se resbaló Exequiel Palacios, se llevó la pelota Pablo Hernández, la abrió para Maximiliano Meza y este la cedió al medio para que Emanuel Gigliotti la empuje con el arco solo. 

Sin embargo, Armani tapó el remate para dejar sin palabras a propios y extraños. 

Mirá otro ángulo de la atajada de película del arquero de River:






Comentarios