En el allanamiento la Policía econtró una pared hueca y pidió permiso al juez para romperla, pero no encontró lo que buscaba.


Cuando allanaron el edificio de Juncal y Uruguay, donde vive Cristina Kirchner, la policía encontró una pared hueca en el departamento de abajo del de la ex presidenta y pidió autorización al juzgado de Claudio Bonadío para romper. Rompieron y no encontraron nada.

El departamento de los Kirchner, en Juncal y Uruguay, de Recoleta (Web)

“Suficiente”, dijo Bonadio cuando le preguntaron si seguiría utilizando ese método para encontrar el dinero desaparecido. A menos que aparezcan datos concretos, no más romper paredes. El juez no confía en encontrar nada por esa vía.

Fuentes de su juzgado dijeron a La Nación que Bonadio cree que el dinero de los sobornos está invertido en Santa Cruz y que se utilizó para comprar inmuebles como las miles de hectáreas de estancias que figuran a nombre de Lázaro Báez en la Patagonia.




Comentarios