El escritor y periodista Néstor Restivo, especializado en la temática China, cuenta lo que conocemos  y lo que no del país asiático.


“Se cree que los chinos son más distantes o más fríos, pero en realidad tienen personalidades más introvertidas. Si no entiende al otro con el idioma, les cuesta abrirse. Pero una vez que se cae esa barrera, se encuentra con personas muy amables y hospitalarias”, confiesa el autor argentino Néstor Restivo.

Durante su más reciente visita a China, el autor del libro “Todo lo que necesitas saber sobre China” comparte con Xinhua sus opiniones sobre los patrones socioculturales de conducta de los chinos, los cuales, a su juicio, son la base para entender mejor este país y su increíble desarrollo.

“Cada vez me interesan más los problemas mundiales en los que China ha hecho punta, como el modelo chino de desarrollo”, anota el también periodista e historiador, quien revela que hay muchas cosas que aún no entiende de China, porque es un país con muchas facetas.

Restivo recuerda que él comenzó a internacionalizarse en la temática china en 2004 cuando el entonces presidente argentino Néstor Kirchner viajó a China, ya que en las últimas décadas se ha ido dando cuenta de que “las influencias del país asiático en América Latina son cada vez mayores”.

Sin embargo, el conocimiento sobre China es limitado porque “los argentinos solo conocen al inmigrante chino que tiene un supermercado y viene de la provincia de Fujian. Esa es una mirada muy chiquita sobre un personaje muy particular”.

Desde la década de 1980, la comunidad de inmigrantes chinos en Argentina ha crecido a un ritmo sostenido. En la actualidad, más de 120.000 chinos se han establecido en ese país latinoamericano, pero su mayoría sigue manteniendo en un círculo poco abierto sin haberse integrado totalmente en la sociedad local.

Para intentar mermar ese desconocimiento, en 2011 Restivo decidió fundar, junto al periodista Gustavo NG, la revista Dang Dai.

La publicación intenta reforzar la imagen de una China inmensa y rica en términos económicos, industriales y culturales, para que el pueblo argentino pueda “conocer la enorme nación que China ha construido en los últimos años y saber que históricamente China fue muy relevante a nivel mundial y que ha vuelto a serlo”.

En muy poco tiempo, Dang Dai se convirtió en la más importante herramienta de comunicación sobre los conocimientos bilaterales y la difusión de la cultura china en Argentina.

“Cada vez más argentinos nos preguntan desde sobre medicina tradicional china, o hasta una pyme que quiere exportar a China y saber a quién tiene que contactar”, afirma.

Cuatro años después de fundar la revista, Restivo publicó dos libros: “Todo lo que necesitas saber sobre China” y “China, el aliado inesperado”. Mientras que en el segundo se centra más en la temática comercial, el primero está dedicado a explicar cuestiones básicas sobre el país asiático para los argentinos.

“Aunque el título es muy pretencioso, es solo una visión muy limitada, y desde el punto de vista occidental, sobre los temas que más intrigan a los argentinos, como la comida, la historia y el socialismo”, indica.

Como uno de los primeros libros que presentan China en el país sudamericano, esta obra se convirtió en una lectura requerida para los argentinos que quieren conocer un poco sobre el país asiático antes de visitarlo.

“Cuando yo fui por primera vez a China, no tuve la suerte de leer un libro como este para tener conocimiento útil sobre este país misterioso”, sonríe Restivo.

Gracias a un concurso organizado en 2012 por el Instituto Confucio y la Radio Internacional de China (CRI, siglas en inglés), Restivo tuvo la primera oportunidad de pisar tierra de China y le resultó un lugar asombroso.

“Cuando llegué lo que más me impactó fue la tecnología y la infraestructura. El aeropuerto es increíble, los celulares, los servicios y el tren bala”, explica.

El autor argentino afirma que “es evidente que el proceso de la reforma y apertura de China ha sido un éxito extraordinario, inédito en la historia de la humanidad en cuanto a la rapidez y la profundidad de la modernización de un país tan grande”, que es algo “inabordable para mí”.

Su último viaje a Beijing y Shanghai, a principios de agosto de 2018, tuvo como finalidad principal investigar la forma en la que China lucha contra la pobreza. “Quiero saber cómo es el programa de alivio de la pobreza, sus logros y sus métodos para ser tan exitoso. Es algo que puede servir como ejemplo para saber cómo avanzar también en Argentina en ese desafío”, explica.

Para cumplir con ese fin, Restivo se encuentra actualmente realizando una investigación a medio plazo para Dang Dai y el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales, a cuyo grupo de trabajo pertenecen tanto Néstor Restivo como Gustavo Ng.

“En viajes posteriores seguiremos investigando y en agosto daremos un seminario al respecto en Buenos Aires”, resalta.

A su parecer, “este tema es muy importante, sobre todo para un país como Argentina, donde un tercio de su población es pobre”. En este sentido, “China puede ser un modelo, no para imitar, pero sí para aprender”, admite.

Aparte del tema de la erradicación de la pobreza, Restivo apunta que también le intriga el modelo de desarrollo de China, especialmente cómo el Estado dirige, regula, disciplina y planifica a las élites del país.

“No se deja todo libre al mercado. El Gobierno chino hizo y sigue practicando un modelo propio, que toma cosas del capitalismo y del socialismo, pero con un Estado fuerte que marca el rumbo a seguir”, asevera.

A su juicio, ahora es la hora de hacer un cambio mental y pensar más por el lado oriental, “para que podamos tomar lecciones de China, porque demuestra que son caminos para el éxito”.

“Nunca se puede saber todo sobre China. Si hiciera una segunda parte de la colección ‘Todo lo que necesitas saber sobre China’, profundizaría los temas de la democracia, el socialismo y los derechos humanos, así como criticaría la visión occidental cuando el propio modelo liberal democrático está haciendo agua por todos lados”, finaliza.

Fuente: Xinhua. En colaboración con Xi Yue.


En esta nota:

China Internacional

Comentarios