El exsecretario de Obras Públicas negó haberse enriquecido de forma ilícita. Fue detenido en junio de 2016 tras esconder nueve millones de dólares en un convento.


El exsecretario de Obras Públicas de la Nación, José López, declaró en los tribunales de Comodoro Py en el juicio oral por los nueve millones de dólares que escondió en un convento de General Rodríguez, por lo que fue detenido en junio de 2016.

Lo que voy a explicar ahora es la verdad, solo es verdadero lo que voy a decir ante este tribunal, por lo que no es dicho en esta declaración debe considerarse como descartado, desmentido y sin valor alguno”, arrancó diciendo López.

Ningún miembro de mi familia se enriqueció ilícitamente. Tengo las mismas propiedades que en 2003. Solo se agregó un gomón, un terreno fiscal en El Calafate y otro en Tucumán”, aseguró ante la Justicia el exfuncionario, quien también negó tener testaferros.

​”El dinero no es mío, es de personas vinculadas a la política pero no voy a dar nombres”, aseveró sobre los bolsos. 

Me usaron como chivo expiatorio, como una maniobra distractiva para poner la atención pública en otro lugar, agregando además ridiculeces inexplicables, y que yo no tuve otra alternativa que obedecer”, agregó.

Asimismo, López dijo que al convento de General Rodríguez no llegó solo sino que “me escoltaron tres personas, una en una moto y dos en un auto” y precisó que los que lo escoltaron “no eran simples acompañantes, sino las personas que me entregaron el dinero que debía trasladar y me siguieron por todo el camino a modo de control”.

Esta es la segunda vez que López declara en la causa. La anterior fue ante el juez federal Daniel Rafecas luego de ser detenido. “Era plata que venía de la política”, dijo en ese entonces sin dar más detalles.

José López, cuando declaró ante el juez federal Daniel Rafecas en 2016. Foto: DYN.

En tanto, el exfuncionario fue citado por el juez Claudio Bonadio a declarar la próxima semana en el marco de la causa de las “coimas de los cuadernos”.

Con la colaboración de Horacio Serafini.






Comentarios