La pareja de la conductora dijo que el informe pericial "es contundente". 


A seis meses de la muerte de Débora Pérez Volpin en un quirófano del Sanatorio de la Trinidad, su marido, Enrique Sacco, dijo en Arriba Argentinos: “Hay pruebas de sobra y el informe pericial es contundente”. En el mismo sentido, es un momento clave para el avance de la causa, ya que la Cámara del Crimen tiene que decidir si ratifica o no los procesamientos de los médicos.

Sacco contó que hacer la denuncia “fue una decisión difícil” que tomaron en familia y que ahora necesitan “una respuesta pronto de la Justicia” para seguir adelante. “Queremos que Débora descanse en paz”, comentó. 

La familia espera que la Cámara del Crimen ratifique los procesamientos para que la causa se eleve a juicio oral. “Evidentemente hubo negligencia o impericia“, sostuvo. Y agregó: “Esperamos que esto marque un hito en este tipo de casos”.

“Débora era el amor de mi vida. Elegí seguir adelante y quedarme con lo mejor de ella”, concluyó.

El juez Carlos Bruniard, dijo que la muerte de Débora Pérez Volpin “pudo haberse evitado”. Además, consideró que el endoscopista y la anestesista “violaron el deber de cuidado” y que mintieron en sus declaraciones indagatorias.

De esta manera, responsabilizó a Diego Bialolenker y a Nélida Inés Puente por “homicidio culposo”, los procesó sin prisión preventiva y los embargó por $ 1.700.000.






Comentarios