En un partido cambiante e intenso, los franceses fueron superiores y justos ganadores ante una albiceleste que había clasificado a los tumbos.


El final del sueño mundialista para la Selección Argentina llegó en Kazán, donde cayó por 4 a 3 con Francia y se despidió de Rusia 2018. 

​Argentinos y franceses protagonizaron un partido vibrante y atractivo, al menos para los hinchas neutrales, en el que abundaron las emociones y escaseó el aburrimiento. 

Los europeos se pusieron en ventaja a los 13 minutos del pitido inicial mediante el penal convertido por Antoine Griezmann, luego de la infracción que Marcos Rojo le cometió a Kylian Mbappé en el área argentina. ​

Cuando finalizaba el primer tiempo, y en un tramo en el que “Les Bleus” eran superiores, apareció la zurda mágica de Ángel Di María para acallar a sus detractores y reavivar la ilusión argentina. ​

El potente zurdazo de “Fideo” se clavó en el ángulo del arco que defendía un Hugo Lloris que solo atinó a volar para la foto.

Ya en la segunda parte, el oportunismo de Gabriel Mercado puso en ventaja a los dirigidos por Jorge Sampaoli. “Gaby” punteó la pelota tras un remate de Lionel Messi, descolocó a Lloris y desató la locura en las tribunas del Kazan Arena. 

​Sin embargo, poco le iba a durar la alegría al equipo nacional: Benjamin Pavard sacó un derechazo magistral, digno de otro partido, y niveló el encuentro cuando Argentina tenía el partido controlado.

Fue un golpe de nocaut… la crónica de un final anunciado, Minutos más tarde, Mbappé apareció en todo su esplendor y, mediante dos definiciones de crack, liquidó la historia para el equipo que conduce Didier Deschamps. ​

De nada serviría el descuento final de Sergio Agüero con su certero cabezazo, ya que Argentina sumó una nueva frustración y esta generación se va, injustamente, sin ningún título bajo el brazo.




Comentarios