El 36% de la población adulta presenta niveles altos de presión arterial. El 38,8% de los hipertensos desconoce su condición. Sólo una minoría está bien controlada.


El 17 de mayo de cada año se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial (HTA), enfermedad que constituye uno de los factores de riesgo más importantes de muertes por problemas cardiovasculares. 

Se estima que en la actualidad la hipertensión arterial (HTA) afecta a entre el 25 y el 30% de la población mundial. Y los datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indican que en América Latina y el Caribe, entre el 20% y el 40% de los adultos, padece esta enfermedad, lo que representa unas 250 millones de personas. Cada año cerca de 1.6 millón de latinoamericanos mueren por estas enfermedades. Aún así, las tasas de control son inaceptablemente bajas.

La hipertensión “es el principal factor de riesgo para sufrir y morir de modo prematuro como consecuencia de un evento cardiovascular (como infarto de miocardio, accidentes vasculares cerebrales, insuficiencia cardíaca, entre otros).

Controlar este factor resulta clave a efectos de prevenir enfermedades del corazón. Por otra parte, la HTA está directamente relacionada con otros factores de riesgo cardiovasculares como la diabetes, la obesidad, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

“Las personas con diabetes conforman un grupo con mayor riesgo de presentar HTA: más del 80% de quienes padecen diabetes tipo 2 tienen hipertensión”, detalló el doctor Pablo Rodríguez, miembro de la comisión directiva de Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA).

En Argentina se considera hipertensos a los pacientes que presentan registros desde 140/90 mmHg en dos a tres mediciones separadas por una semana. Según el último Registro Nacional de Hipertensión Arterial, el 36,3% de la población adulta en nuestro país presenta niveles altos de presión arterial. No obstante, el 38,8% de hipertensos desconoce su condición. Y entre quienes la conocen, sólo una minoría está bien controlada.

La prevalencia de HTA presenta una característica especial: es mayor conforme aumenta la edad. Puede ser del 12.2% en menores de 35 años y llegar al 77.4% en mayores de 65 años. Estas cifras son muy similares a las que se observan en el resto del mundo.

“Una alimentación sana y baja en sal, evitar el exceso en la ingesta de alcohol, mantener un peso adecuado y la actividad física regular son claves para el adecuado control de la presión arterial. Las estimaciones indican que una dieta poco saludable está vinculada con casi la mitad de los casos de HTA; la obesidad se vincula con el 30% de los casos; y la inactividad física con el 20%”, detalló la doctora Judith Zilberman, presidente de la SAHA.




Comentarios