El ex titular del organismo recaudador fue acusado de asociación ilícita,encubrimiento y violación del secreto fiscal.


La AFIP denunció a Ricardo Echegaray por asociación ilícita, peculado, encubrimiento y violación de secreto fiscal en el marco de una causa de 2015 contra Lázaro Báez en la que se señala organismo como un facilitador a favor del empresario K para realizar facturaciones apócrifas “sin controles”. Además, pusieron como casos testigos las maniobras investigadas en relación a Cristóbal López y a Ciccone.

La denuncia fue presentada por Jaime Mecikovsky en representación de la AFIP, y plantea “el encubrimiento llevado a cabo por altos funcionarios de la AFIP en la defraudación fiscal de un determinado contribuyente”, en referencia al dueño de Austral Construcciones.

Al respecto, el denunciante sostuvo que, durante el gobierno kirchnerista, los funcionarios de la AFIP “realizaron conductas con el auxilio o con la utilización de un fuerte aparato de poder que lograba el cumplimiento de los mandatos ilícitos de estos funcionarios y concretaba el designio criminal de los autores”.

Asimismo, la denuncia cita el caso de la ex calcográfica Ciccone, los planes de pagos que obtuvo Oil Combustibles de Cristóbal López, y una falsa denuncia contra Alfonso Prat Gay.

Según la denuncia, los involucrados conformaron “una asociación ilícita cuyo accionar no se limita al delito o delitos investigados, sino a una multiplicidad y diversidad de ilícitos” para proteger a Báez a través de “diversas herramientas y métodos”.

En el marco de las investigaciones, Mecikovsky planteó que para que dichos delitos se hayan cometido, la AFIP funcionó de manera funcional “a los intereses espurios del grupo” Austral “de forma organizada, coordinada y controlada”, como una “asociación ilícita” encabezada por Echegaray y otros ex funcionarios como Rubén Toninelli, Horacio Curien, y José Antonio Bianchi, entre otros.




Comentarios