Suárez, en dos ocasiones, Messi, Iniesta y Coutinho marcaron los goles culés en Madrid. 


El capitán del seleccionado argentino de fútbol, el rosarino Lionel Messi, marcó uno de los tantos con los que Barcelona goleó esta tarde a Sevilla por 5-0, en Madrid, y de esta manera sumó su cuarta corona consecutiva en la Copa del Rey de España y su primer título del año.

Messi, de gran actuación, anotó el segundo gol de su equipo a los 31 minutos de la etapa inicial; mientras que el uruguayo Luis Suárez (14 minutos y 40 del primer tiempo), Andrés Iniesta (7 minutos segundo tiempo) y el brasileño Philippe Coutinho, de penal (24), convirtieron los tantos restantes, respectivamente.

El crack rosarino, de 30 años, marcó su tanto número 28 en 27 finales con la camiseta del conjunto que dirige Ernesto Valverde, quien sumó su primer título con el club catalán, máximo ganador del tornero con 30 coronas; y dio dos asistencias en el tercer y cuarto gol de su equipo.

Barcelona dejó en claro la jerarquía sobre Sevilla, que tuvo de titulares a los argentinos Gabriel Mercado (ex River Plate), Éver Banega (ex Boca Juniors); Franco Vázquez (ex Belgrano de Córdoba) y Joaquín Correa (ex Estudiantes de La Plata), con una notable clase futbolística en el Estadio Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid.

Messi, que lleva 40 goles en la temporada, y compañía compensaron -quizá- la reciente e increíble eliminación en los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, a manos de Roma, de Italia.

Es que ya en los primeros 45 minutos quedaron expuestas las diferencias entre uno y otro equipo no solo con los dos goles de Suárez y el de Messi sino que además con el juego desplegado por los dirigidos de Valverde.

El 3-0, de hecho, fue lapidario, ya que el segundo tiempo estuvo de más y solo sirvió para ampliar la ventaja en el marcador con los tantos de Iniesta y Coutinho.

Barcelona, de esta manera, volvió a someter a Sevilla en una final de la Copa del Rey, tal como ocurrió en la temporada 2015-2016.

La única diferencia es que el conjunto catalán en aquella ocasión se impuso por 2-0, con los goles de Jordi Alba y el brasileño Neymar en la prórroga, en el viejo estadio Vicente Calderón de Madrid.

De esta manera, Barcelona quedó a un paso de consumar el doblete en la temporada, ya que en las próximas semanas podría quedarse con la Liga de España, que lidera con 12 puntos de ventaja sobre Atlético de Madrid con tan solo 15 en juego.

Para Sevilla, ganador de la Copa del Rey en cinco oportunidades, la última en 2009-2010, fue un duro golpe, potenciado por el 5-0 final.




Comentarios