"Yo fui designada como tesorera pero fue para ocupar un cargo dentro del Consejo de Administración", afirmó. 


Silvana Giúdici, la tesorera de la Fundación SUMA (que preside Gabriela Michetti), reconoció que si bien fue designada para ese cargo, “nunca” confeccionó un balance. Giúdici, actual titular del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), admitió que su designación como tesorera fue poco menos que un formalismo, “para ocupar un cargo dentro del Consejo de Administración”. 

Sin embargo, no era ella quien se ocupaba de las cuestiones contables de la fundación, ni elaboraba los dictámenes, aunque sí los firmaba.  “Yo fui designada como tesorera para ocupar un cargo dentro del Consejo de Administración; sin embargo, inmediatamente después de la designación, firmé un poder junto con la Presidente (Michetti) en el que acordamos que las funciones de tesorería, administración y manejo contable iban a quedar a cargo de la Directora Ejecutiva, Karen Zeolla“, explicó Giúdici al juez Ariel Lijo.

La declaración se produjo en el marco de la causa en la que Lijo investiga el origen de los fondos que fueron sustraídos de la casa de Michetti la noche en que Cambiemos ganó el balotaje.

Giúdici figura aún hoy entre los fundadores de SUMA con el cargo de tesorera y, de hecho, ella misma explicó: “Firmo los balances con la Presidenta de la Fundación, los cuales confeccionan los contadores”. 


En esta nota:

Gabriela Michetti


Comentarios