Puede ir desde casos graves a otros más leves. ¿Qué se hace en nuestro país ante este tipo de situaciones?


El 2 de abril se conmemora el ‘Día Mundial y Nacional de Concientización sobre el Autismo’, llamado también ‘Día Azul’ por el color que simboliza y unifica en todo el planeta la visibilidad de las personas y familias que viven con esta patología.

Sujeto a distintas definiciones según fueron cambiando los manuales de psiquiatría, hoy el ‘Trastorno del Espectro Autista’ (TEA) es una categoría que engloba distintas condiciones que en Argentina se estima que alcanza a 400 mil personas, de acuerdo a las estadísticas de la Asociación Argentina de Padres de Autistas (APAdeA).

El autismo, cuyo día mundial se conmemora este lunes, puede ir de casos graves como por ejemplo la persona que no tiene desarrollo de lenguaje, a caso más leves como aquellos a que poseen dificultades en interactuar socialmente.

Gustavo Dubnicki, Profesor en Ciencias de la Educación y responsable del Área de Integración Escolar de APAdeA, explicó a la agencia Télam: “Como se trata de un espectro, la realidad de cada persona es distinta según su mayor o menor grado de interacción, comunicación y su comportamiento, pero es importante remarcar que muchísimos de estos jóvenes y adultos son autoválidos”.

Dubnicki aseguró que “durante muchos años trabajamos en la integración educativa de los niveles jardín, primario y secundario; en estos ámbitos la realidad fue cambiando, no estamos perfectos, pero hoy se sabe y se integra más a las diversidades“.

“Ahora tenemos como desafío la integración laboral y en la educación superior. Desde APAdeA hemos hecho un convenio con SAP, una empresa de desarrollo de software, que permitió la incorporación de más de 10 jóvenes con Asperger (un tipo de TEA) a la compañía”. concluyó.




Comentarios