La corona británica rompió el chanchito y decoró las tarjetas con algo muy particular. 


La Realeza del Reino Unido no escatima en detalles: a días del casamiento entre el príncipe Harry y la actriz de Hollywood Meghan Markle, las invitaciones ya comenzaron a circular entre los afortunados que asistirán a la boda del año. 

El próximo 19 de mayo, en el Castillo de Windsor, sucederá el evento al que 600 personas fueron invitadas. 

Las invitaciones consisten en tarjetas inglesas impresas en tinta de oro norteamericana.

La compañía a cargo de realizar el trabajo se vincula con la realeza desde 1985. Unas 200 personalidades más fueron invitadas para sumarse a los festejos después de la ceremonia religiosa. 




Comentarios