El ministro de Finanzas está acusado de no haber declarado una sociedad offshore.


El ministro de Finanzas, Luis Caputo, quien está en el ojo de la tormenta por no haber declarado ante la AFIP y la Oficina Anticorrupción su presunta participación en el fondo Noctua Partners, está recibiendo entrenamiento para cuando tenga que dar explicaciones ante el Congreso.

Acompañado por sus asesores de prensa, Caputo mantuvo encuentros en el área de Discurso, que comanda Julieta Herrero, y se sometió a un “coaching” de preguntas y respuestas.

En lo que respecta a la parte judicial, será asistido por los asesores José Torello y Jorge “Pepín” Rodríguez Simón y por el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas.

“No tiene nada que ocultar. Estamos buscando los mecanismos para explicar todo, pero varias cuestiones están amparadas en el secreto fiscal. Por eso queremos la intervención de la Justicia para avanzar”, dijeron desde el entorno presidencial a La Nación.

La próxima semana, Caputo afirmará ante los legisladores que no hubo delito ni fondos públicos involucrados y que tener una empresa offshore no representa una infracción.

Quieren instalar que las offshore son corrupción. No señores, la corrupción son los bolsos de Lopez, y la sociedad ya saldó esa discusión”, afirmó el jefe de Gabinete Marcos Peña en el primer informe de gestión del año en la Cámara baja.

El ministro enfrenta tres acusaciones: omitir en sus declaraciones juradas haber sido propietario de la firma Noctua Partners; una denuncia de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos de la Seguridad Social (Ufices) por supuestas maniobras irregulares en la compra de Lebac con recursos del Fondo de Garantías de Sustentabilidad de la Anses; y por la compra de dólar futuro, en diciembre de 2015, por parte de la empresa Axis, que era propiedad de Caputo antes de asumir como funcionario.




Comentarios