Los ex funcionarios criticaron duramente a Cristina Kirchner y a La Cámpora.


El ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, Aníbal Fernández, visitó este lunes al detenido ex ministro de Planificación Julio de Vido en el penal de Marcos Paz, donde se encuentra por la causa del fraude en la mina de Río Turbio.

El lunes anterior, lo había visitado Guillermo Moreno, el ex secretario de Comercio Interior, según informa Clarín.

Durante su encuentro, De Vido y Fernández conversaron durante dos horas y criticaron a quien fue su jefa política y a los dirigentes de La Cámpora.

Luego de recordar “lo exigente que era ser funcionario” de Néstor Kirchner, coincidieron en que “el problema igual no son los pibes sino los monjes negros que les dio poder y los puso ahí”. El mote de “monjes negros”, que De Vido usó anteriormente, cabe también para Oscar Parrilli, el aún hoy asistente político de la ex presidenta.

Fernández allí se enteró que el ex titular de Planificación está escribiendo una nueva carta, como ya hizo un par de veces para criticar a quienes no lo acompañan en la actualidad, como el bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria que no bajó al recinto cuando lo desaforaron.

Esa carta tendrá además, párrafos dedicados a las políticas del gobierno de Mauricio Macri y unas líneas hacia la ex presidenta.

Al igual que De Vido, Fernández no forma parte del núcleo íntimo de Cristina Kirchner y se evidencia molesto con eso. “Ahora no trabajo con Cristina porque veo que se hacen macanas por doquier y le concede la lapicera de la política a tipos de La Cámpora que no tienen ninguna formación, que son un cachivache”, afirmó días atrás. 

Yo no sé si Cristina es de dar una palmadita pero yo lo reclamo. No me interesa si lo hace o no lo hace. Pero yo lo reclamo. Yo hice todo lo que pude por ella. Un gestito, loco, un gestito”, dijo por declaraciones radiales.




Comentarios