El submarino estaba habilitado para navegar, lo mismo que Srur le había dicho al presidente Macri. Pero después cambió su posición.


El exjefe de la Armada, almirante Marcelo Srur, le había dicho al presidente Mauricio Macri que el submarino estaba habilitado para navegar frente al ministro de Defensa, Oscar Aguad.

Pero después cambió su posición, por una presunta interna en la Fuerza. Entonces, el ministro Aguad lo acusó de haber omitido este informe en un sumario y lo echó.

En el Gobierno, creen que el cambio de posición de Srur se debió a “la fuerte interna” que mantenía con López Mazzeo, su eventual sucesor. También lo podría haber hecho para deslindar responsabilidades en sus subalternos, ante la desaparición de la nave que conmovió al país.

Ante ese cambio de posición, Aguad le mandó el 12 de diciembre una nota reservada, a la que accedió Clarín, a Srur donde le dice que determinadas afirmaciones “serían inexactas; o, al menos se habría omitido considerar elementos de hecho que resultarían relevantes” como el informe de “buque habilitado”.

Luego, el ministro de Defensa alertó que Srur no había tenido en cuenta el informe del 5 de septiembre de 2017 del comandante del San Juan, capitán de fragata Pedro Fernández, en el que afirmaba que el submarino estaba en condiciones de navegar.

Esta condición se basó en el Índice de Calificación de Estado de Material (llamado ICEM) en que el Fernández, luego de una revisión, había calificado al San Juan con un puntaje de “4,25 sobre 5”.

Srur había avalado la existencia de “anomalías severas”. Las cuatros principales fueron que el San Juan tenía un solo periscopio, que hacía un ruido permanente el eje del motor, que fallaba el sistema de propulsión y que se había “comprobado el ingreso de agua de mar al ventilador de batería de proa por el snorkel”.





Comentarios