Luego de la lectura de un extenso documento, se llevó a cabo la desconcentración de la marcha.


Las marchas por el Día Internacional de la Mujer comenzaron en Buenos Aires cerca del mediodía. Pero, cerca de las 15.15, se desarrolló la principal concentración de hombres y mujeres en las cercanías del Congreso Nacional. 

El escenario principal fue emplazado en las inmediaciones del edificio parlamentario y el acto central comenzó pasadas las 19 frente al Congreso, luego de que llegara el grueso de la multitud proveniente de la Plaza de Mayo.

La movilización ocupó en forma total la avenida de Mayo, entre Rodríguez Peña y Bolívar, la avenida 9 de Julio, entre Belgrano y avenida de Mayo, y algunas calles laterales como las Diagonales Sur y Norte.

Las consignas de aborto legal, paridad laboral y salarial, fin de la violencia machista traducida en violencia de género y femicidios, y fin del patriarcado, fueron expresadas a través de cánticos y pancartas por las miles de manifestantes, frente a un edificio del Congreso que fue iluminado de color violeta.

“Quiero un mundo más justo para mi hija”, “Los hombres tienen miedo que una mujer les gane, nosotras tememos que nos maten” o “Qué ganas de ser pared para que te indignes cuando nos tocan sin permiso”, fueron los carteles más llamativos que pudieron observarse.

Tras algunas demoras, alrededor de las 19.30 se realizó la lectura de un documento con la participación de las Madres de Plaza de Mayo. Aunque no hubo una consigna política clara, sí hubo presencia de banderas partidarias y se pudieron escuchar algunos insultos hacia el presidente Mauricio Macri.

El discurso, leído por Liliana Daunes Lee, finalizó alrededor de las 21, horario en el que comenzó a desconcentrarse la marcha.

Basta a los femicidios y travesticidios, no queremos más niñas ni adolescentes acosadas, abusadas, violadas, asesinadas ni compañeras revictimizadas por los medios de (in)comunicación“, indicó el extenso documento leído a la multitud.

Exigimos que se contemplen las desigualdades y las violencias a las que están expuestas las niñas, adolescentes, mujeres, lesbianas, travestis, transexuales y transgénero que se encuentran en situación de calle, en riesgo de estarlo o en situación de consumo problemático de sustancias”, agregó.

Según el documento, en Argentina es asesinada “una mujer cada 29 horas”, por lo que los manifestantes exigieron “una justicia que no ampare el poder clasista y patriarcal“.

Las organizadoras de la marcha relamaron además “la efectiva aplicación de la Ley Brisa. la excarcelación a las mujeres con prisión preventiva por delitos menores, domiciliaria para madres con niños menores de 4 años y para jefas de familia“.

Además pidieron la urgente aprobación del proyecto de ley de aborto seguro y legal ya que en la Argentina “se realizan entre 370.000 y 520.000 abortos clandestinos por año”, explicaron.





Comentarios