La escalofriante revelación de Noemí Alan



La actriz contó un horripilante hecho que le ocurrió a los dieciséis años.

Noemí Alan es uno de los grandes íconos artísticos de los ochenta. Luego de superar su tercera internación psiquiátrica, la actriz, que forma parte del elenco de la obra ‘Extinguidas’, hizo una revelación escalofriante: cuando era adolescente, sufrió una violación.

Que haya tenido problemas con la cocaína y el alcohol es un detonante de las cosas que me fueron pasando de chica. Todo es resultado de un intento de abuso de mi padre y de una violación que sufrí a mis dieciséis años, cuando todavía estaba en La Boca”, confesó, en una entrevista exclusiva con Paparazzi.

Luego dio más detalles del horripilante hecho: “A la salida del colegio, a la tarde, fuimos con unos amigos a la casa de otro chico a tomar unos mates, yo no lo conocía al dueño de casa. Después, se fueron yendo y cuando yo me quise ir, él me dijo que me quedara un ratito más. Me quedé y me violó. Y yo no dije nada porque estaba de novia y muy enamorada. ¡Nunca le dije nada a nadie!

Noemí Alan

El tipo era más grande que yo, tendría unos treinta años, no me acuerdo ni el nombre. Me agarró, me golpeó; no me llevó ni al dormitorio, lo hizo ahí en el living nomás. Le pedía por favor que parara, le gritaba, nadie vino, parece que no deben haber escuchado nada. Era un edificio cerca del río, de pisos altos. Primero, quiso apretarme. Cuando le dije que no, ahí fue cuando empezó a ejercer violencia y me tiró contra un sillón, me tapó la boca, le pedí por favor. Lo único que quería era irme. Después, me fui a la casa de uno de los que habían estado ahí para higienizarme”, añadió.

Noemí Alan

A su vez, la Tana contó como ha llevado la situación a lo largo de los años. “No está bueno tener secretos, y menos uno como ese. Lo negué tanto que no quería que se enterara nadie, me daba vergüenza. Me sentía culpable por haber ido a la casa de alguien que no conocía, por haberme quedado, pero no me di cuenta de lo que se venía”, expresó. “Es un dolor que te queda profundamente adentro hasta que lográs sacarlo, como lo estoy haciendo en este momento“, completó.

Por último, concluyó: “Cuando me viene a la cabeza la imagen de algo malo, lo saco inmediatamente. Por eso, ahora capaz estoy haciendo otra catarsis, contándoles todo esto. Es muy difícil volver a creer en un hombre después de eso, pero yo estuve casada con el papá de mis hijos“.