Es un abeto rojo de 25 metros de los bosques de Scurelle que fue donado por la región de Trento.


El Vaticano inauguró hoy en la Plaza de San Pedro el árbol de Navidad y el belén, que este año reproduce el paisaje de Malta y tiene una clara referencia al drama de la inmigración.

En esta ocasión, el árbol colocado en la plaza vaticana es un abeto rojo de 25 metros de los bosques de Scurelle, donado por la región de Trento, en el norte de Italia.

En cuanto al belén, es un regalo de la archidiócesis y el Gobierno de Malta y obra del artista Manwel Grech, ganador del concurso que se organizó para su diseño.

Fuente: EFE.


En esta nota:

En el Vaticano


Comentarios