La agresora, que sufriría una enfermedad mental, fue arrestada al día siguiente. 


En Bucarest, Rumanía, una mujer embarazada que estaba esperando el subte en el andén fue empujada hacia las vías y murió aplastada. El hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad, que permitieron identificar a la agresora.

La víctima Alina Ciucu , era una joven de 25 años que trabajaba como moza en un restaurante de la ciudad y estaba embarazada.

El asesinato ocurrió durante la noche y algunos testigos, que estaban dentro del subte, pensaron que la joven se había suicidado.

Las autoridades locales pusieron en marcha un operativo para encontrar a la agresora gracias a la filmación de seguridad. Magdalena Serban, de 36 años, fue detenida al día siguiente. Ya había cometido un ataque similar, pero la persona logró escapar de las vías.

Durante el interrogatorio, la mujer hizo declaraciones incoherentes. Y por eso los policías creen que padece de una enfermedad mental.




Comentarios