Ocurrió en Gregorio Laferrere. Un vecino policía colaboró con la detención de los delincuentes.


Un hombre de Gregorio Laferrere fue baleado en una pierna por dos delincuentes adolescentes que intentaron robarle el auto pero no lo lograron. Cuando escapaban a pie fueron detenidos con ayuda de vecinos. 

Los detenidos tienen 16 y 17 años y se negaron a declarar ante el fiscal del Fuero Penal Juvenil 1 de La Matanza, Gustavo Andrés Pons. Se lo acusa de “tentativa de homicidio con uso de arma y tentativa de robo de automotor”. Quedaron alojados en el instituto de menores Manuel Rocca, de La Plata.

El intento de robo ocurrió en las calles Raulies y Ortega, cuando la víctima del asalto, un barrendero que trabaja para la empresa de recolección de residuos “Martin y Martin S.A.”, iba a bordo de su auto Volkswagen Gol de color gris a comprar una gaseosa y fue sorprendida por dos ladrones que le exigieron la entrega de rodado.

Según la investigación, el hombre le dijo a uno de los ladrones que no pensaba dárselo y arrojó las llaves al suelo, momento en el que escuchó que el cómplice comenzó a gritarle a su compañero “‘matalo, matalo, dale un tiro en la cabeza”.

En ese momento, uno de los delincuentes le disparó a la víctima en la pierna derecha y, con su cómplice, abordó el auto del trabajador para escapar, aunque no pudieron ponerlo en marcha y huyeron a pie.

Un vecino que es policía bonaerense y que escuchó dos tiros, salió con su arma reglamentaria de su casa y siguió a los ladrones, que en la huida realizaron al menos cuatro disparos al aire.

Finalmente, tras una persecución y tiroteo a lo largo de cien metros, uno de los delincuentes fue atrapado por un vecino, mientras que el otro -que estaba escondido- fue capturado por policías del Grupo de Apoyo Departamental de La Matanza. 

Tamara, la hija del hombre baleado, dijo a TN que “los delincuentes lo iban a matar directamente” a su padre. “Le pegan un tiro para robarle, uno de le dijo al otro ‘matalo, matalo, dale en la cabeza’ y le pedían la llave del auto”, relató.

“Mi papá como todos los días volvía a casa para almorzar y descansar un rato pero cuando vuelve a salir para realizar una compra se encuentran con dos chicos que le dicen que entregue el auto. Les tira las llaves al piso y le dan un tiro en la pierna y trata de llegar baleado rengueando a mi casa para buscar ayuda“, agregó. 

No mataron a mi papa por fortuna y porque nos ayudó el vecino policía“, concluyó Tamara.

Las fuentes informaron que en poder de uno de los detenidos se secuestró un arma calibre 22.

Con información de Télam.




Comentarios