Hace cinco meses, Alberto Fernández anunció en el Congreso el envío de 11 proyectos de ley, de los cuales seis han sido efectivamente enviados.


Hace cinco meses, Alberto Fernández anunció en el Congreso el envío de 11 proyectos de ley, de los cuales seis han sido efectivamente enviados. De esta media docena de iniciativa ya mandadas, cuatro han obtenido la media sanción de alguna de las dos cámaras y las dos restantes aún no se debatieron en sesión. Es decir que todavía ninguna es ley.

Sin embargo, el avance de la agenda parlamentaria oficial se ralentizó debido a la pandemia: Fernández pronunció su discurso el 1º de marzo; diez días después la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró pandemia a la enfermedad respiratoria Covid-19 y el viernes 20 del mismo mes empezó a regir el decreto presidencial de aislamiento en todo el país.

Por eso, el Congreso empezó a votar leyes con dos meses y medio de retraso, el 13 de mayo, tras acordar un sistema de deliberaciones por videoconferencias.

Cuáles son, entonces, las leyes que sí mando Fernández y qué agrado de avance tienen, y cuáles son las que aún permanecen en la Casa Rosada.

Lo que no mandó

• Hidrocarburos. El mandatario anunció en marzo que enviaría “un proyecto de ley para el desarrollo del sector hidrocarburífero y minero que promueva y estimule la inversión nacional e internacional”, “diversificado en todas las provincias” y “motorizando la creación de empleos de calidad”. Aún no lo mandó.

• Consejo Económico y Social. De este asunto viene discutiéndose desde que antes de la apertura de sesiones ordinarias pero la iniciativa aún no fue enviada al parlamento. En el Congreso, Fernández señaló que este organismo “estará integrado por autoridades propuestas por el Ejecutivo, con el acuerdo del Senado, y cuyos mandatos trascenderán la duración de un período de gobierno”; y aclaró que no pretende “que se discutan ni precios ni salarios ni paritarias”, porque para eso ya existe el Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil”.

El presidente argentino, Alberto Fernández, y la vicepresidente Cristina Fernández en la inauguración de las sesiones ordinarias en el Congreso el 1° de marzo (Foto: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)

• Legalización del aborto. “Dentro de los próximos 10 días, presentaré un proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE)”, dijo Fernández. Dicho proyecto tampoco fue enviado. El 2 de junio último, consultado acerca de esta demora, afirmó que “otros temas” le “urgen más”, como “el hambre de la gente, el señor del gimnasio [cerrado], el comerciante, el profesional independiente”.

• Plan de los 1.000 días. Fernández señaló que enviaría, junto con la legalización del aborto, “un proyecto de ley que instaure el Plan de los 1.000 días, para garantizar la atención y el cuidado integral de la vida y de la salud de la mujer embarazada y de sus hijos o hijas en los primeros años de vida”. Tampoco fue enviado.

• Nueva ley de Educación Superior. Aunque el Presidente planteó la reforma de la ley para el actual período legislativo, el trámite podría demorarse más de la cuenta, porque la mecánica de discusión que propone el Ejecutivo es realizar “cabildos abiertos”, es decir reuniones abiertas en universidades, y tomar nota de las deliberaciones y recomendaciones que surjan de esos encuentros, que como consecuencia de la pandemia aún no han empezado.

Lo que sí mandó

Reforma judicial. El miércoles último el Presidente lanzó la reforma judicial, que ya había sido anunciada el 1º de marzo. El jueves, el Ejecutivo mandó al Senado el proyecto de ley “de Organización y Competencia de la Justicia Federal”. Pero la reforma judicial no es solamente esta iniciativa sino un conjunto de propuestas que correrán a distintas velocidades. Para el resto de las propuestas, el Gobierno convocó a un grupo de juristas, que conformarán un Consejo Consultivo, cuya misión será asesorarlo en el mejor funcionamiento de otras instituciones del mundo judicial: la Corte de la Nación; el Consejo de la Magistratura, y el Ministerio Público Fiscal, así como en el avance de la implementación del sistema acusatorio en el país.

El miércoles último el Presidente lanzó la reforma judicial, que ya había sido anunciada el 1º de marzo. (Foto: Esteban Collazo/Presidencia)

• Economía del Conocimiento. El 15 de enero último, el Gobierno suspendió la ley de Economía del Conocimiento que había sido sancionada durante la presidencia de Mauricio Macri y el 28 de febrero envió un proyecto de modificación de tal régimen de promoción. Esa nueva iniciativa ya fue debatida en Diputados, que le otorgó la media sanción el 25 de junio último, en una sesión realizada de manera virtual. Ahora se tramita en el Senado.

• Malvinas. El 10 de junio último el Poder Ejecutivo envió a la Cámara Baja el proyecto de ley de “Creación del Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y Espacios Marítimos Correspondientes”. La iniciativa obtuvo la media sanción el 23 de julio último y ahora se encuentra en trámite en el Senado.

• Plataforma Continental. El proyecto de ley “sobre la Demarcación del Límite Exterior de la Plataforma Continental Argentina” fue enviado el mismo día que la iniciativa sobre Malvinas y obtuvo la media sanción en la misma sesión.

• Nuevo Régimen Federal Pesquero. Esta iniciativa forma parte, junto con las dos anteriores, del un paquete de tres proyectos de ley anunciados por el Presidente en marzo y está destinada a “endurecer las sanciones a los buques que pescan ilegalmente en los espacios marítimos bajo jurisdicción argentina”. Fue mandada al Congreso recién el 23 de julio último y aún no fue debatida en sesión.

• Convenio sobre acoso laboral. El 27 de mayo último, el Gobierno mandó el proyecto de ley de ratificación de la Argentina al Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo OIT) sobre Violencia y Acoso en el Mundo del Trabajo. El 24 de junio, el Senado le dio media sanción y lo giró a Diputados.

Por la Corresponsalía Buenos Aires




Comentarios