Marcos Herrero también es perito de parte y afirmó que su pastor alemán halló una mancha de sangre en un móvil de Teniente Origone.


El adiestrador canino y perito de parte Marcos Herrero afirmó que Facundo Astudillo, que partió el 30 de abril desde Pedro Luro a Bahía Blanca, estuvo a bordo del patrullero asignado a la localidad de Teniente Origone. Mientras tanto se espera saber si las manchas hemáticas halladas la semana pasada en el móvil 22788 de la policía bonaerense pertenecen o no al joven de 22 años.

Herrero señaló que su perro Yatel rastreó los tres vehículos secuestrados en busca de registros biométricos para colaborar en la causa y determinar si se trató de una desaparición forzosa.

Marcos Herrero y su perro Yatel, con el que busca rastros de Facundo Astudillo Castro.

“No sabíamos previamente cuál vehículo teníamos que inspeccionar. Había que pasar con el perro y que él determinara”, explicó el adiestrador en diálogo con Clarín, después de su segunda jornada de labor.

“Tuvo una especie de interés en el baúl del Corsa (vehículo particular de una agente de esa seccional), donde hizo una leve marcación de la alfombra y en unos cartones. No le dio interés al interior”, manifestó Herrero, quien agregó: “Luego pasó al segundo, el patrullero de la foto en la que aparece Facundo. Ahí tiene un poco más de interés, se sube a la camioneta, no ladra, pero gime”.

Facundo Astudillo Castro junto al patrullero secuestrado el miércoles en Buratovich.

“Lo importante fue con la camioneta de Teniente Origone”, dijo. “Desde el primer momento saltó a la caja, hacia la parte izquierda central y hacia la rueda de auxilio, donde comenzó a ladrar y a rascar”, precisó.

Y continuó: “Luego bajó y entró a la parte posterior del vehículo. Empezó a gemir, se bajó, se subió en la parte delantera, donde comenzó a ladrar marcando la parte del volante, el torpedo y donde están los pedales de los frenos y alfombra”.

Facundo Astudillo Castro junto al patrullero secuestrado el miércoles en Buratovich.

Justamente, en esa camioneta Toyota Hilux, peritos de la Federal habían encontrado pelos y manchas hemáticas que están siendo cotejadas con el ADN de Cristina Castro, la mamá de Facundo.

Por último, describió un hallazgo importante de Yatel:  “Giró y empezó a ladrar sobre el asiento donde empieza a morder. Rompe el cobertor y una especie de gomaespuma que tienen los vehículos policiales en donde están los asientos. Ahí el perro enloquece. Empezó a romper de tal forma el cobertor que adentro se pudo ver una mancha de sangre no muy grande. A primera vista, podemos decir que era sangre”.

“En un tiempo determinado, Facundo Astudillo Castro ha estado en ese móvil. Independientemente de quién sea esa sangre, yo le dí la toma del olor y el perro tuvo la determinación y activación mayor del ladrido en la camioneta de Origone”, concluyó Herrero.




Comentarios