Hace poco más de un mes atrás, la artista Miss Bolivia, cuyo nombre real es Paz Ferreyra, denunció a través de las redes sociales y la Justicia haber sido víctima de violencia de género por parte de su exmarido, Emmanuel Taub, quien ante la denuncia decidió autoimplicarse y dejar que sean las instancias de Tribunales las que terminen aclarando la situación.

Luego de la denuncia, la Justicia civil había le había dispuesto a Taub una restricción para acercarse al domicilio de la artista. Tampoco podía acercarse a 500 metros de otros lugares donde ella se encuentre.

Captura Twitter

Finalmente, tal como hizo su descargo la expareja de la artista en su cuenta de Twitter, la Justicia falló a su favor. "Según recién fui comunicado por mi abogado, el doctor Jorge Monastersky, a quien le estoy eternamente agradecido por su trabajo y su confianza en mi palabra desde el comienzo, quiero comunicar que en el día de hoy se determinó que no he cometido delito alguno por la Justicia Penal y las dos causas penales que existieron han sido archivadas", comenzó.

Y continuó: "El linchamiento, el escarnio mediático y el escrache en redes sociales tiene que llamarnos a la reflexión para construir una mejor sociedad, más justa e igualitaria, así como también no debilitar la lucha que llevan dando hace muchos años los diferentes movimientos feministas. Decir cualquier cosa tiene que tener consecuencias, de hecho las tiene. Hoy he renacido", concluyó en su carta.

La ruptura tomó estado público cuando la artista compartió fotos con heridas en sus extremidades y en la cara. "Ella sufrió lesiones leves, pero no fue al hospital por miedo a contagiarse", contó Cristina Montserrat Hendrickse, abogada de la artista. Y aclaró en aquel momento que "las publicaciones que ella haya hecho en redes no es el foco, el foco es la violencia en el contexto de pandemia".

Luego de eso, su exmarido anunció en sus redes “la triste noticia” de la separación “con armonía y en los mejores términos”. Ese mismo día, se denunció a sí mismo para negar por escrito haber cometido cualquier hecho de violencia y pidió que se cite a declarar a su expareja.