No es extraño que de vez en cuando se den palpitaciones en el ojo. ¿No te pasa a veces que estás haciendo alguna tarea y empezás a sentir que te titila el ojo?

Seguramente, alguna vez sentiste que uno de tus ojos tiembla repentinamente. ​Esto tiene una explicación médica y es completamente normal ¿Por qué sucede y qué significa? A pesar de la superstición, que indica que tener palpitaciones en el ojo es un mal augurio, hay una razón científica que explica por qué se genera esto.

En términos médicos, los latidos de ojo se denominan mioquimia. Son contracciones que pueden repetirse cada 0,5 a 3 segundos y suelen mantenerse durante un tiempo corto, en el peor de los casos por unos días o una semana completa.

En términos médicos, los latidos de ojo se denominan mioquimia.

La mioquimia se define como un trastorno que se manifiesta en el músculo orbicular del ojo. Éste es el músculo que tiene forma de anillo y rodea la cavidad ocular y genera contracciones pequeñas pero notorias, frecuentemente en el párpado inferior.

No tiene una causa determinada aunque hay algunos factores principales que pueden causarlo, como altos niveles de estrés y ansiedad, los causantes principales de este fenómeno.

El uso excesivo de pantallas electrónicas también inflluye. Pasaar mucho tiempo frente al celular, la computadora u otros dispositivos móviles sin un descanso cada cierto tiempo puede generar las palpitaciones.

La mioquimia se define como un trastorno que se manifiesta en el músculo orbicular del ojo.

Asimismo, el exceso de cafeína y ciertas bebidas estimulantes (como energizantes) y la sequedad ocular son otros aspectos a tener en cuenta en caso de tener palpitaciones.

Afortunadamente, en condiciones habituales no es un síntoma para preocuparse. La buena noticia es que, en general, así como aparece repentinamente, esta mioquimia suele desaparecer rápido.

Deberías consultar a un oftalmólogo, en caso de que la molestia sea consistente o persista en el tiempo, ya que podría ser un indicador de algo más. Siempre es aconsejable acudir a un médico para quedarse tranquilo y descartar posibles enfermedades.