Fue en el marco del juicio por presunta corrupción en la obra pública. Nombró uno por uno a jueces, fiscales y camaristas, entre otros.


La expresidenta Cristina Kirchner declaró el lunes en la causa por corrupción en la obra pública por la que está acusada de ser la jefa de una asociación ilícita y aprovechó las casi cuatro horas de su declaración indagatoria para nombrar a jueces, funcionarios de Cambiemos, dirigentes, fiscales y hasta al propio presidente Mauricio Macri.

En primer lugar, Cristina mencionó a los tres magistrados del Tribunal Oral Federal 2 (TOF2): Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu. La vicepresidenta electa los acusó de ser el brazo ejecutor de “una feroz e inédita persecución” en su contra. Además, los cuestionó por haber impedido la transmisión en vivo de la audiencia: “¿No les parece importante?”.

Luego, cuando le preguntaron si iba a contestar preguntas, Cristina retrucó: “¿Preguntas? Preguntas van a tener que contestar ustedes”.

Cristina Kirchner. (JUAN MABROMATA / AFP).

Pero hubo más: también tuvo duras palabras para Claudio Bonadio, Julián Ercolini y el camarista Martín Irurzun.

A Bonadio y Ercolini, Cristina se refirió a ellos como integrantes del “plan sistemático” de la “persecución judicial” y los culpó por los supuestos “sorteos dudosos” en Comodoro Py, debido a que las causas en su contra suelen recaer en sus juzgados.

“Debería jugar a la lotería. Tengo una suerte. Siempre me tocan Bonadio y Ercolini. Siempre me tocan los que me van a condenar”, chicaneó.

De esta manera, la vice electa se sumó a los cuestionamiento a estos magistrados que realizó el presidente electo Alberto Fernández, quien aseguró que sus fallos tiene como fin “cumplir con el poder de turno”. También, había advertido que “van a tener que dar explicaciones”.

En tanto, otro de los que la ligó fue Macri al indicar que su gobierno fue el responsable de ejecutar el lawfare y la persecución política de dirigentes, exfuncionarios y empresarios K.

Además, Cristina hizo una mención especial para el camarista Irurzun, quien era el encargado de la dirección de escuchas. Es que, según la expresidenta, de ahí habrían salido las conversaciones entre ella y Oscar Parrilli. “Irurzun te escucha, Irurzun te mete preso. Esa sería la fórmula de Comodoro Py”, manifestó con tono irónico.

¿Hubo críticas para la Corte Suprema? Sí. “¿Qué hizo la Corte durante estos cuatro años viendo lo que se hacía? Bonadio rompió mi casa con un allanamiento nunca antes visto durante tres días. ¿Qué hizo la Corte en años donde hubo prisiones preventivas a través de la doctrina Irurzun?”, planteó.

Por último, criticó a los funcionarios del actual gobierno y el presidente Macri, a quien señaló como “el gran artífice de su desgracia judicial”. Asimismo, apuntó contra los dos organismos querellantes en esta causa: la UIF, a cargo de Mariano Federici; y la Oficina Anticorrupción, a cargo Laura Alonso.




Comentarios