A tan solo una semana de su asunción, el presidente electo echó por tierra los trascendidos sobre la injerencia de su vice en el armado del equipo de trabajo. Su opinión tras la declaración de la senadora en la causa Vialidad.


El presidente electo Alberto Fernández volvió este martes a minimizar la injerencia de su vicepresidenta Cristina Kirchner en el armado del Gabinete nacional y aseguró, además, que todos los integrantes de ese equipo de gobierno “ya están todos definidos” y “trabajando”.

“Cuando vean los nombres se van a dar cuenta que Cristina no llenó de nombres propios el Gabinete”, insistió Fernández para rechazar los trascendidos periodísticos de los últimos días que indicaron que la senadora nacional vetó la designación de algunos dirigentes como el senador cordobés Carlos Caserio y especialmente de otros que responden a Sergio Massa.

EFE/ Raúl Martínez

El mandatario que asumirá el próximo 10 de diciembre al frente de la Casa Rosada explicó que con Caserio, lo que sucedió fue que luego de que se le ofreciera integrar el Gabinete nacional él mantuvo “una larga charla con Cristina” y ella le pidió que se quede en la Cámara de Senadores.

Lo de Carlos Caserio fue un caso distinto. Él tuvo una larga charla con Cristina y Cristina le pidió que se quede en el senado y él eligió quedarse. Pero ningún problema con Carlos Caserio, es un gran compañero al que valoro enormemente”, detalló Fernández.

El presidente electo aseguró que su equipo de gobierno “ya está todo elegido” y remarcó: “Estamos trabajando”. Sin embargo, Fernández decidió mantener el misterio entorno a quién ocupará el Ministerio de Economía y otros lugares clave.

La declaración de Cristina Kirchner en la causa Vialidad

Alberto Fernández consideró este martes que fue “impecable” la declaración indagatoria que realizó su vicepresidenta Cristina Kirchner en el marco de la causa por el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz y remarcó: “Es un disparate lo que hicieron con Cristina y con eso no digo que no hubo corrupción”.

Fernández aclaró que la expresidenta no reclamó que lo citen a él a declarar sino que puso en evidencia una “obviedad”, al indicar que los que “administran el Estado son los jefes de Gabinete”.

Cristina dijo una obviedad. Dijo: yo no puedo entender, yo no soy la que administra el Estado, el que administra el Estado es el jefe de Gabinete y yo estoy sentada acá y los jefes de Gabinete no. Y aclaró: yo no estoy pidiendo que los citen porque ello son hicieron nada, pero se dan cuenta como es una persecución contra mí”, reconstruyó y criticó a quienes interpretaron esas palabras como una forma de involucrarlo.

Fernández repudió los argumentos jurídicos para indicar que Cristina Kirchner lideró una asociación ilícita que favoreció al empresario Lázaro Báez. “Técnicamente es todo un disparate lo que han hecho con Cristina y con esto no digo que no han hecho corrupción, eso no lo sé”, diferenció.

“Cuando veo a un secretario de obras públicas con 9 millones de dólares en el baúl del auto digo ‘acá algo pasó, investíguenlo y que se hagan cargo los responsables. Hacerla cargo de eso es vergonzoso, es no tener idea de cómo funciona el Estado”, amplió.

Seguido, el exjefe de Gabinete durante detalló que “la obra pública de la provincia la maneja la provincia, no la Nación” y por ello advirtió: ¿Qué tiene que ver en la obra pública un Presidente o un Jefe de Gabinete? Nada, absolutamente nada. Las licitaciones las hacen las provincias”.

“¿Dónde se vio un gobernador de Santa Cruz sentado por esta causa?”, agregó Fernández y consideró que “obviamente” deberían exponer.

Foto: JUAN MABROMATA / AFP.

Por último, el presidente electo apeló a que la “Justicia actúe” pero reiteró: “Lo que vi ayer fue uno de los mejores alegatos defensistas que vi en mi vida, que deja los jueces mudos porque no podían contestar muchas cosas que Cristina decía. Y dejo mudo al fiscal”, celebró.

El lunes, la exmandataria declaró durante poco más de tres horas en el marco de la causa conocida como “Vialidad”, en la que se la acusa de haber direccionado el otorgamiento de contratos de obra pública durante el gobierno kirchnerista en favor de Báez.

En su exposición, Cristina Kirchner aseguró que el juicio que la tiene como acusada se lleva adelante porque “había que condenar a un gobierno, al que desendeudó al país”, y sostuvo que no espera la absolución de la Justicia, porque ya la “absolvió la historia”.

Durante su declaración, la vicepresidenta electa ironizó sobre el eventual llamado a declarar de Fernández: “El responsable de la ejecución del presupuesto es el jefe de Gabinete. Ustedes me lo imputan a mí, pero el que ejecuta es el jefe de Gabinete, y aquí no hay ningún jefe de Gabinete. Y no digo que deberían estar, porque no cometieron ningún delito. Pero si quieren llamarlos van a tener un problema porque van a tener que llamar al presidente de la Nación”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires. 




Comentarios