Al menos 200 personas se encontraron en el centro porteño gritando "dictadura no".


En la tarde de este domingo, luego de darse a conocer que el presidente Evo Morales de Bolivia renunció su puesto político, los ciudadanos del país vecino que se encuentran en la Ciudad de Buenos Aires, comenzaron a reunirse en el centro porteño, en inmediaciones del Obelisco.

“Viva la democracia, viva Bolivia”, “Bolivia de pie, nunca de rodillas”, gritaron las personas que en ese momentos se encontraron en la intersección de 9 de julio y Av. Corrientes.

Bolivian residents in Argentina demonstrate in support of Bolivian President Evo Morales, in Buenos Aires, Argentina November 10, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian

Al ritmo de distintos cantos, las personas que estaban en el Obelisco festejaron la renuncia de Evo, y esperaban noticias actuales de las decisiones políticas que habría a partir de ahora en el país vecino.

Bolivian residents in Argentina demonstrate in support of Bolivian President Evo Morales, in Buenos Aires, Argentina November 10, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian

Sobre la renuncia de Evo, luego de 13 años en el poder, el presidente boliviano renunció a su cargo. Ocurrió luego de que las Fuerzas Armadas, la oposición y la Policía le pidieran que deje la presidencia. Por su parte, el vicepresidente Álvaro García Linera, también puso a disposición dimisión.

Bolivian residents in Argentina demonstrate against Bolivian President Evo Morales, in Buenos Aires, Argentina November 10, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian

Bolivian residents in Argentina hold placards that reads “no to the coup”, in support of Bolivian President Evo Morales, in Buenos Aires, Argentina November 10, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian

Bolivian residents in Argentina demonstrate against Bolivian President Evo Morales, in Buenos Aires, Argentina November 10, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian

A couple of Bolivian residents in Argentina kiss each other during a demonstration against Bolivian President Evo Morales, in Buenos Aires, Argentina November 10, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian




Comentarios