Los dirigidos por Pablo Aimar quedaron eliminados y hubo escándalo en el campo de juego.


La Selección Argentina Sub 17 ganaba 2-0 su partido por los octavos de final del Mundial que se disputa en Brasil, pero Paraguay lo dio vuelta y terminó venciendo 3-2. De esta manera, el combinado guaraní jugará los cuartos de final ante Holanda.

Habiendo quedado sorpresivamente eliminados, los jugadores que dirige Pablo Aimar se trenzaron con los paraguayos. Luego del pitido final del árbitro, hubo empujones, algunos insultos y discusiones. Aparentemente, los argentinos no soportaron la celebración de sus rivales, que se habrían burlado y habrían festejado de manera demasiado efusiva.

El entrenador argentino fue uno de los primeros en salir al campo de juego para intentar calmar a sus futbolistas. Mirá el video:




Comentarios