El presidente electo ya tiene a su equipo conformado pero remarcó en varias oportunidades que "no implica que vayamos a cogobernar".


Entre el miércoles y jueves próximo, a su regreso de México donde se habrá entrevistado con el presidente Andrés Manuel López Obrador y con el magnate Carlos Slim, Alberto Fernández dará una conferencia de prensa. Entre otros temas, oficializará el equipo que designó para coordinar con los funcionarios macristas salientes la transición de un mes y pocos días que resta.

“Nosotros ofreceremos colaboración y pediremos información y números precisos; pero que algo quede claro: la transición no implica que vayamos a cogobernar; hasta el 10 de diciembre gobiernan ellos”. Este fue el mandato y el margen de maniobra que el presidente electo les dio a las cuatro personas que designó como “equipo de transición”. Santiago Cafiero, el colaborador más cercano y diario (junto a Juan Pablo Biondi, a cargo de la agenda diaria) de Alberto Fernández, será la cabeza de un equipo cuyos nombres provocaron sorpresa dentro del Frente de Todos.

Alberto Fernández junto a Santiago Cafiero. (Web)

Cafiero, Gustavo Béliz, Eduardo “Wado” de Pedro y Vilma Ibarra. Ellos oficiarán de “padrinos” de Fernández ante cada desafío y controversia que planteen los funcionarios de Cambiemos (o Juntos por el Cambio, la nomenclatura electoral de este año). Este cuarteto estará encargado de escudriñar la letra chica de cada papel que surja de los escritorios del Gobierno.

Hijo de Juan Pablo Cafiero (exembajador en el Vaticano) y nieto del legendario Antonio Cafiero, Santiago, 40 años, viene siendo la cabeza del llamado “Grupo Callao”, el think tank que había conformado Alberto Fernández ya antes de ser catapultado a la candidatura presidencial por Cristina Fernández, en mayo pasado.

Fernández estrechó vínculos con Cafiero cuando compartieron la campaña electoral de Florencio Randazzo en 2017. En esa campaña enfrentaron no solo a Esteban Bullrich, el candidato oficialista en la puja por una senaduría nacional, sino también a Cristina Kirchner y Unidad Ciudadana. Exfuncionario bonaerense en la gobernación de Daniel Scioli, Cafiero mantiene una gran relación con Gabriel Katopodis, intendente de San Martín (noroeste del conurbano) a quien Alberto Fernández estima y reconoce, incluso por encima de otros jefes comunales bonaerenses. Santiago Cafiero viene secundando a Fernández en los viajes al exterior y también en las entrevistas con delegaciones del Banco Mundial y de UNICEF.

Días atrás, un excolaborador de Gustavo Béliz había confirmado a Vía País que el exministro de Justicia de Néstor Kirchner venía siendo consultado por Alberto Fernández. Béliz, de 57 años, fue funcionario y ministro del Interior de Carlos Menem (renunció por denunciar casos de corrupción dentro del gobierno), y compañero de fórmula de Domingo Cavallo, cuando el cordobés buscó ser jefe de gobierno porteño con el apoyo del PJ y de Nueva Dirigencia, el partido fundado por Béliz. Del gobierno de Kirchner se fue después de revelar la identidad de Antonio Stiuso, exjefe de operaciones de la SIDE.

Gustavo Béliz en el acto donde el candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, presentó su plan “Argentina sin hambre”. Crédito: Federico López Claro.

En septiembre pasado, Béliz dejó el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), donde estuvo una década. Pese a que trascendió que asesoraba a Fernández en temas de seguridad, la fuente consultada por este medio señaló en otra dirección: “En el BID, Béliz se especializó en temas de desarrollo regional y modernización estatal”. Sobre estas áreas y temas recayó la responsabilidad de Béliz en la transición. Sus trabajos publicados como director del INTAL (Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe), un apéndice del BID, dan cuenta de las ideas que promueve Béliz.

Vilma barra (d). FOTO: DYN/ALBERTO RAGGIO.

“Abogada. Entre Villa del Parque y Agronomía. Mi país, mis amigas, mi familia, mi bici, mis libros, San Lorenzo y mi perro Igor. Por ahí anda la cosa”. Así se define en su perfil Vilma Ibarra, 59 años, quien fue designada por Alberto Fernández para que examine la parte “legal y técnica” del gobierno de Macri. Fue legislador porteña, también diputada y senadora nacional por el distrito porteño. Junto a su hermano, el exjefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, se encolumnaron políticamente con el gobierno de Néstor Kirchner (pese a que ella admitió no haberlo votado en 2003). Como diputada nacional fogoneó la ley de matrimonio igualitario. Vilma Ibarra, no obstante, terminó en 2011 su mandato como diputada nacional y se alejó el kirchnerismo por diferencias. En 2015 publicó “Cristina vs Cristina”, libro en el que procuró reflejar contradicciones de la ahora vicepresidenta electa. Pese ese antecedente fresco, Alberto Fernández incorporó a su equipo chico a quien también fuera su pareja hace unos años. ¿La espera la Secretaría Legal y Técnica que supo ocupar Ricardo Zannini?

Wado de Pedro. FOTO: DYN/JAVIER BRUSCO.

Eduardo “Wado” de Pedro está entre los co-fundadores de La Cámpora, junto a Máximo Kirchner, Hernán Reibel y Andrés Larroque. Pero la pertenencia a este grupo al que muchos califican (con signo negativo) de “orga cerrada”, no impidió que De Pedro se involucrara en la reconstrucción del Partido Justicialista encabezada por el veterano José Luis Gioja. Así, el “camporista” compartió sin prejuicios ideológicos durante el último año y medio una “amplia mesa peronista” donde también se sentaban peronistas ortodoxos como José “Tati” Vernet o Alberto Rodríguez Saá, Hugo Moyano y el pampeano Rubén Marín. Wado de Pedro también estuvo entre los primeros kirchneristas en acercarse a Sergio Massa en marzo pasado. Diputado nacional, con experiencia en el Consejo de la Magistratura, De Pedro, dicen, es el “camporista” preferido de Cristina Fernández. Su nombre suena para el Ministerio del Interior. El jueves pasado el electo presidente cenó en su casa de Wado de Pedro. Tal es el grado de cercanía que tiene Alberto Fernández.




Comentarios