El empresario habló desde la cárcel y manifestó su expectativa por la llegada del gobierno del presidente electo Alberto Fernández.


El detenido empresario Lázaro Báez habló este lunes desde la cárcel de Ezeiza y manifestó su expectativa por la llegada del gobierno del presidente electo Alberto Fernández: “Ojalá este viento nuevo nos permita acceder a una justicia verdadera”.

Báez renovó sus críticas contra la administración de Mauricio Macri. “Los verdaderos ladrones son estos”, aseguró y dijo que el objetivo de la administración de Cambiemos fue “destruir un proyecto nacional y popular”.

Lázaro Báez. (AFP)

Y además de criticar el proceso judicial en su contra, Báez se animó a manifestar algunos conceptos políticos: “Nosotros somos el peronismo”; “Néstor (Kirchner) era el ideólogo político y Cristina (Fernández de Kirchner) era el vocero de la ideología de la política definida”, afirmó.

Queremos que se vuelvan a recuperar las instituciones, pero con la seriedad que deberían funcionar, eso pedimos. Y la opción de ser escuchados realmente, porque también hemos sido impedidos de explicar una cantidad de situaciones que no tienen sentido”, dijo cuándo se le consultó qué esperaba a partir de la asunción de Fernández.

El empresario patagónico lleva 3 años y ocho meses detenido. Y este lunes decidió comunicarse con la producción de la radio AM530 para salir a hablar públicamente por primera vez tras la victoria del Frente de Todos en las pasadas elecciones generales.

Báez consideró que su detención y las causas judiciales que se iniciaron contra su persona respondieron a una necesidad el Gobierno de Macri por “convalidar esa imagen de la corrupción, porque era la única manera de poder destrozar al peronismo y al liderazgo de Cristina”.

“Creo que fui el conejillo de indias porque fue el primero que vivió esta situación”, se jactó y cuestionó duramente el desempeño de la Justicia porque, explicó, él se quedó sin “la totalidad de la contabilidad”, sin “los sistemas” y sin “los libros” sobre el manejo de sus empresas, y que por ello “no tenía la documentación para contestar todos los requerimientos que se hacían”.

“Esto fue un plan elaborado y lo aplicaron sistemáticamente y hay que reconocer que fueron muy inteligentes porque de esa manera nos quitaron todo tipo de defensa”, opinó.

Incluso, Báez denunció que “lo presionaron” para que “involucre” a la expresidenta y ahora vicepresidenta electa porque “no querían que Cristina fuera candidata para las PASO”. “Y terminé con mi hijo acá adentro, acompañándome”, agregó.

“Mi hijo no tiene nada que ver con esto y ellos lo saben perfectamente, igual que la mayoría de los periodistas en serio que se sentaron a revisar las causas. Lo que pasa que la mayoría como son pagos, al servicio de un proyecto que era de la corrupción de Macri, dijeron cualquier barbaridad, hasta llevaron personas o personajes a sus programas, como el caso de (Alejandro) Fantino, en donde una persona se jactó de guardarse a una persona y llenarle la cabeza”, dijo.

Y sobre esto último, Báez luego aclaró que se refería al sindicalista Luis Barrionuevo, quien aseguró públicamente que “entró” a Leonardo Fariña para que declare como arrepentido contra Báez en el marco de la causa denominada como “la ruta del dinero k”.

El empresario defendió las obras públicas que realizó durante los gobiernos de Néstor y de Cristina Kirchner y aseguró que las mismas “tenían control”. “No éramos ladrones como son estos”, insistió.

Al respecto, consideró que fue una “payasada” el procedimiento que se realizó con excavadoras para tratar de dar con dinero enterrado en sus propiedades. “Era el chiste que se necesitaba, la foto que se necesitaba, Patricia Bullrich mandando a un experto”, amplió.

Y reiteró que con esas acciones se “fijó la imagen de la corrupción del gobierno de los Kirchner” porque, reiteró, en el Gobierno “necesitaban convalidar esa imagen de la corrupción porque era la única manera de poder destrozar al peronismo y al liderazgo de Cristina”.

Báez también recordó su amistad con el fallecido expresidente Néstor Kirchner y lo diferenció de Cristina Fernández: “Néstor era el ideólogo político y Cristina era el vocero de la ideología de la política definida. No obstante, cuando ella se hizo cargo, después de la muerte de Néstor, fue una continuación del rumbo y de las ideas que se procesaban en ese momento como objetivo”.

Destacó que el objetivo siempre fue “el camino el del desarrollo de la política económica nacional, la inclusión social”. Y seguido, se jactó: “Yo soy peronista de alma, siempre lo fui. Néstor era un peronista de alma. Nosotros somos el peronismo”.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios