Según la investigación, todo apunta a que el agresor fabricó en una impresora 3D gran parte de las armas que utilizó.


El autor del ataque contra una sinagoga en la ciudad alemana de Halle confesó su crimen y reconoció su motivación ultraderechista y antisemita, después de realizar una extensa declaración ante el juez del caso, informó la agencia de noticias alemana DPA.

Según la fuente, el acusado, un alemán de 27 años identificado por fiscales como Stephan B., realizó su confesión ante un juez del Tribunal Supremo Federal en la ciudad de Karlsruhe.

Distintos medios alemanes han dicho que el apellido del hombre es Baillet.

Un portavoz de la fiscalía general reveló este viernes que el agresor se encuentra bajo custodia tras la orden de arresto emitida el jueves, en la que se le imputa el asesinato de dos personas y el intento de homicidio de otras nueve.

Stephan B. sale de un helicóptero después de que aterrizó en la Corte Suprema Federal (Bundesgerichtshof) en Karlsruhe, sur de Alemania, el 10 de octubre de 2019. Crédito: Uli Deck / dpa / AFP.

El miércoles, el atacante intentó abrir a tiros la puerta de una sinagoga donde entre 70 y 80 personas estaban celebrando el Yom Kippur, el día judío de la expiación y la mayor fiesta del judaísmo.

Después de no conseguir irrumpir en el templo, el hombre dio muerte a una mujer frente a la sinagoga y posteriormente a un hombre en un local de comida turca.

El atacante filmó el ataque con una cámara montada en el casco y lo transmitió en vivo por Internet. El video fue visto más de 2.000 veces antes de ser retirado de la red, pero siguen circulando copias a través de canales privados.

Fiscales dijeron que el hombre escribió un manifiesto en el que se adjudicaba los hechos. “No estaba en paz consigo mismo ni con el mundo, siempre culpaba alos demás”, dijo el padre del agresor en declaraciones al diario Bild, el de mayor tirada en Alemania.

El hombre sostuvo que era un chico que apenas tenía amigos y, en cambio, se pasaba las horas frente a la computadora.

En su exhaustivo descargo de varias horas ante el juez de instrucción, no hizo alusión a posibles cómplices, refirió la cadena pública germana ARD. Según las autoridades, el autor quería perpetrar una masacre e incitar a imitadores a cometer actos extremistas y antisemitas similares.

Hasta el momento faltan “indicios reales suficientes” para afirmar que el acusado contaba con vínculos o mantenía algún tipo de relación con alguna organización ultraderechista, por lo que las autoridades consideran, al menos por ahora, que actuó en solitario.

El semanario Der Spiegel reveló este viernes que durante un registro realizado en la vivienda del padre de Stephan B., la policía encontró una impresora 3D que el ultraderechista pudo haber utilizado para fabricar las armas que empleó en el ataque.

Un hombre llora frente a la sinagoga en Halle, Alemania, el 11 de octubre de 2019. Crédito: REUTERS / Hannibal Hanschke.

Según la investigación, todo apunta a que el agresor, quien estudió la carrera de química durante unos semestres, fabricó gran parte de las armas de fuego que utilizó durante el atentado.

En el registro de la vivienda de la madre, con la que convivía, la policía secuestró un disco duro.




Comentarios