La fiscalía pidió perpetua para el padrastro por ser el autor material y 14 años para la madre que sabía de los abusos.


La Justicia de Quilmes condenó a Yamila Coronel y Daniel Manzanares por la muerte de Alma, una nena de 3 años que fue violada y asesinada a golpes el 30 de enero de 2016. La fiscal del juicio calificó el hecho de un “femicidio infantil”. Tras el veredicto, las penas que recibirán los homicidas, la mamá y el padrastro de la víctima, se conocerán este viernes. En sus alegatos, la fiscalía pidió prisión perpetua para el hombre y 14 años de prisión para la mujer.

El crimen de Alma Jazmín Benítez se extendió durante casi sus tres años de vida, aunque su mamá dijo en un primer momento que la nena se había caído de una mesa y golpeado la cabeza, el informe de los forenses la contradijo y reveló que además había sido violada.

La fiscal María de los Ángeles Attarián Mena basó su alegato en la temática de género. Para ello, enumeró algunas de las diferencias que Alma sufrió por el solo hecho de ser mujer: “La nena dormía en el piso; el nene (hijo de Coronel y Manzanares) iba al médico, la nena no; Alma vivía una vida de violencia y sufrimiento físico”.

Alma, la nena de tres años que era sometida a golpes y abusos sexuales.

Se pudo probar en el juicio que la víctima fue abusada y asesinada por su padrastro, Attarian Mena responsabilizó también a la progenitora, ya que a pesar de que sabía de los maltratos a los que su pareja sometía a la nena, igual “decidió convivir con él”.

“El asesinato de Alma fue un femicidio infantil”, sostuvo la fiscal, en diálogo con El Quilmeño. En esa línea, pidió la pena máxima para Manzanares por “Homicidio agravado por su comisión contra una mujer perpetrado en el marco de violencia de género, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por la situación de convivencia”. Para la madre biológica pidió 14 años de prisión por “abandono de persona seguido de muerte, agravado por el vinculo”.




Comentarios