Según un informe dado a conocer por la Secretaría de Energía, la demanda interanual de combustible bajó 3,7%.


En agosto se registró, por primera vez en más de tres años, una caída en la venta de nafta súper. Desde hace tiempo que la crisis económica empuja a muchos usuarios a optar por combustible barato, por lo que hubo un traslado del segmento de la nafta premium al de la súper.

Sin embargo, en agosto eso no alcanzó y por primera vez en tres años y medio, además de caer la venta de premium, cayó la de súper.

Según el sitio Surtidores.com.ar, los datos de la Secretaría de Energía, durante agosto la comercialización de naftas y gasoil al público bajó 3,7% respecto al mismo período del año anterior.

En el caso de cada combustible en particular, la nafta súper retrocedió 1,22%; la premium, 10,64%; el gasoil, 1,47% y el diesel premium cedió 7,58%.

Según ese mismo medio, los expendedores adjudican la caída de las ventas “a la falta de abastecimiento y la aplicación de cupos por parte de las compañías”.

“Lo que en realidad cayó fue la oferta, era obvio que iba a repercutir en el consumo”, afirmó al respecto el presidente de la FECAC, Gabriel Bornoroni, citado por Surtidores.com.ar.

El último aumento

Las empresas petroleras incrementaron un 4% los precios de las naftas y gasoil desde el 19 de septiembre, en línea con el ajuste que fue convalidado por el Ministerio de Hacienda a través de la resolución 557/2019 de la Secretaría de Energía, publicada en el Boletín Oficial.

Raizen comunicó un aumento de 4% en todo el país para sus combustibles Shell y los nuevos precios en la Ciudad de Buenos Aires son: V-Power nafta $52,97; Super $45,67; V-Power diesel $50,84; y Fórmula diesel $44,69.

En el caso de Axion, los precios subieron a $45,64 la nafta super; $52,92 el litro de Quantium Nafta; diesel $43,82; y Quantium diesel 50,66.

En tanto, YPF fijó los valores de referencia para la nafta super en $45,49; Infinia $52,49; D500 $42,59; y diesel Infinia $49,84.

Entre las tres empresas representan más del 90% del segmento minorista del mercado de combustibles y similar camino siguieron Puma, Gulf y Dapsa con incrementos en sus productos.

Ese día, el Ministerio de Hacienda convalidó el incremento de 4% en el precios de las naftas y el gasoil.

Según indicó la resolución, “se pretende amortiguar los eventuales impactos futuros de traslado a precios en pico de surtidor de las recientes variaciones del tipo de cambio y de precios del crudo”.

De esta forma, hizo referencia a la suba de precios del petróleo en los mercados internacionales tras los ataques a dos refinerías de la mayor petrolera saudita.




Comentarios